top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Sofía Salinas: joven portera hondureña que sueña con atajar goles en encuentros deportivos en una añorada liga nacional de fútbol femenina

Ha logrado jugar unos 200 partidos a la fecha, y uno de sus mayores anhelos es jugar de manera profesional en un club extranjero, y si pudiera elegir sería el Real Madrid de sus amores.


En la actualidad integra el club deportivo A.D. Tigre Femenil de Tegucigalpa. Es originaria del municipio de Talanga.

Tegucigalpa. Ella muestra sus destrezas y habilidades futbolísticas en la última línea de defensa. Y es que es en la portería donde se ponen a prueba sus reflejos, fuerza, resistencia y técnica en el juego aéreo.

 

Una joven portera que aprendió sobre el fútbol, en una polvorienta cancha de barrio, en el casco urbano del municipio de Talanga, y que a sus 17 años fue convocada para mostrar su capacidad en la Selección femenina en la categoría U-20.

 

Su sueño más grande y que anhela alcanzar con esfuerzo, sacrificio, y dedicación es jugar de manera profesional en un club extranjero, además de atajar goles en encuentros deportivos al formarse una liga nacional de fútbol femenina.

 

Y es que para Sofía Lauribel Salinas Romero cuando del balompié se trata no hay imposibles y por ello mantiene entre sus más grandes aspiraciones convertirse en la guardameta del equipo femenil del Real Madrid.

 

Por lo pronto forma parte de la plantilla de jugadoras del club deportivo A.D. Tigre Femenil de Tegucigalpa.

 

Cifras

En su primera infancia sus maestros de juego eran su hermano mayor Héctor y los amiguitos de él, pues ella les seguía cada tarde para incorporarse en las potras infantiles.

 

Desde aquel momento cubría sus pies con zapatos deportivos, nada de sandalias ni calzado de tacón como hubiesen preferido otras niñas. “Yo prefería los tacos (calzado para practicar fútbol) y jugábamos en la cancha que esta junto al río”, contó Sofía sobre sus pininos en el deporte rey.

 

En sus inicios se involucraba mas en el toque de la pelota, pero debido a una lesión en uno de sus dedos del pie fue llevada a la posición de cancerbera, donde se encontró con la adrenalina desbordada al atajar un disparo de gol del equipo contrario.

 

Pero fue en el equipo San Diego, en la categoría U-12 donde comenzó a mostrar su responsabilidad de no dejar que sus contrincantes anoten goles.

 

Desde sus inicios a la fecha ha estado presente en unos 200 partidos. Confió que lleva unos 100 goles en contra e igual numero de pelotazos que ha logrado enviar lejos de su red.

 

Emociones

Sofía, de todas los del equipo, es la primera que sale al campo de juego, para comenzar sus rutinas de calentamiento, se mueve de derecha a izquierda midiéndose en la meta, buscando con anticipación como frenar cualquier pelotazo que le llegue desde el frente contrario.

 

Su rutina propia, antes de comenzar cualquier encuentro, es tocar con sus dos manos ambos tubos laterales y el travesaño de la meta, acompañado de una oración a Dios, pidiendo no salir con lesiones graves y cobertura para sus compañeras de juego.

 

En su mente además siempre están presente los pensamientos positivos para mantener al equipo unido, para motivar a sus compañeras de equipo a dar lo mejor en el terreno de juego.

 

Porque desde afuera sabe, que, aunque recibirán el apoyo de su familia y aficionados, también llegarán mensajes no tan alentadores en especial cuando el juego no sale como lo habían considerado.

 

Número preferido

En su espalda lleva el número 12, el cual según ella es de su agrado, ya que nació el 12 de febrero de 2006. Y de su rendimiento, dijo que ha mejorado y esta consciente de que puede esforzarse aun mas “porque sé que puedo hacerlo”.

 

De obtener la oportunidad de jugar fuera de su amada Honduras, dijo que le encantaría jugar en un equipo de Europa, “con el Real Madrid o un equipo mexicano porque allá hay una buena liga femenina”.

 

Por lo pronto, no abandona su rutina de entrenamientos “en la tarde, luego de salir de trabajar, pues reparto comida, me voy al estadio para correr un rato y luego juego”.

 

Experiencia en la U-20

En un partido de semifinal con su equipo equipo Fénix PGS contra el equipo Motagua fue donde Sofia fue vista como una valiosa portera y una semana después fue convocada para visorias de talentos para sumarla después a encuentros deportivos de la categoría U-20.

 

Al ser convocada para un microciclo con la Selección U-20 dijo que alcanzó una mayor experiencia, pues fue la primera vez en que desde que se despertaba estaba concentrada a los entrenos deportivos.  

 

“Normalmente nos levantábamos a las 5:00 de la mañana y hasta las 9:00 estábamos entrenando, ósea cuatro horas seguidas”, dijo para luego asegurar que fue bendecida con esta oportunidad ya que fue de aprendizaje “uno no espera tener una oportunidad así, porque es una experiencia bonita que todo futbolista quisiera pasar. Representar a Honduras es representar a millones”.

 

Momentos únicos

“Estando en la U-20 tuve una lesión, una contractura en el hombro izquierdo y fue difícil el proceso, pues mis ánimos bajaron, pero con asistencia médica gracias a Dios mejoré”, expresó.

 

Pero también ha experimentado grandes momentos de felicidad como cuando con su equipo llegaron a la semifinal con el equipo femenil Motagua “y logramos mantener una ventaja de dos a cero durante el tiempo reglamentario, aunque al final no ganamos fue uno de los momentos más felices”.

 

En su carrera deportiva marcada en su mayoría por grandes desafíos no solo a nivel deportivo, sino que también económico y carente de apoyo estatal, además ha podido palpar las desilusiones que llegan ante la falta de una liga femenil de país.

 

“Honduras necesita apoyo, buscar a jugadoras que metan garra, dinamismo al juego, el fútbol de Honduras aún es un poco machista. Otros países centroamericanos ya tienen su liga, ya tienen sus jugadoras profesionales, y sus jugadoras ya reciben un pago”, manifestó.

 

Mostrando aun mas su amor por Honduras y el fútbol dijo que lo económico podría quedarse retrasado, pero no la creación de una liga nacional femenina “eso sería maravilloso”.

 

También agregó “lo que más urge es una persona que quiera apoyar el fútbol femenino. Al tener una mujer como Presidenta de la República esperamos tener ese apoyo”.

 

Pese a sus anhelos, dejó ver su madurez como deportista al mencionar que seguirá luchando y esforzándose, pues “el fútbol nos enseña a esperar las cosas con calma”.

 

Deportistas

Admira al portero costarricense Keylor Navas y al jugador brasileño Vinicius José Paixão de Oliveira Júnior, más conocido como Vinicius Jr. 

 

Además de su mejor amiga en el fútbol Britney Funez, “empezamos con ella en el Instituto Técnico Brassavola Digbyana, ganamos el torneo interescolar, luego llegamos a departamentales interescolares, y perdimos en el estadio Birichiche, nos eliminó un equipo de Olancho”.

 

Familia

Sus padres son Soyla Isabel Romero, y Germán Antonio Salinas. Tiene tres hermanos, un varón que es el mayor y dos niñas menores.

 

“Mi mamá siempre me aconseja que luche por lo que quiero, y que siempre lo haga con excelencia. Y mi mayor sueño es ayudarle, que con lo que yo haga pueda ayudarla”, expresó.

 

Su mamá emigró hace unos años a España para lograr formar a sus cuatro hijos, razón por la cual Sofía ha permanecido bajo el cuidado y cariño de sus abuelos Maribel Bonilla y Rigoberto Cruz.

 

Estudios por conquistar

En la actualidad es bachiller en Salud y Nutrición Comunitaria y también está en el proceso de iniciar los estudios universitarios “ya hice la Prueba de Aptitud para entrar a la universidad, quiero obtener el título de odontóloga.

 

Además de su pasión por el fútbol Sofia mantiene como pasatiempo el dibujo a carbón.  

 

Citas

Sofia Lauribel Salinas Romero

“Mi mayor sueño a alcanzar en el fútbol es ayudar a mi madre y saber que eso salió de algo que me gusta”.

 

“Por mi altura mi segundo deporte favorito sería el básquetbol, aunque aún no lo practico”.

465 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page