top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Polache: cantautor hondureño, de estilo único, que con lenguaje catracho ha conquistado una exitosa carrera musical

Cinco discos, tres en físico y dos en formato digital, ha logrado presentar al público, nacional e internacional, en los últimos 16 años.

 

Para este año anunció una nueva gira musical con la que llegará a Estados Unidos y España y el lanzamiento de un nuevo tema musical dedicado al amor.

Tegucigalpa. Es un cantautor hondureño que entonando en español ha llevado a su público, dentro y fuera de su patria, a mirar a Honduras con otros ojos, a disfrutar a lo máximo el fútbol de calle, y a narrar a través de una pieza musical el auténtico piropo: pedazo de mujer.

 

El artista que comenzó su carrera entre letras de lo vivido, y sacando acordes con narrativas de experiencias de barrio, con un lenguaje informal que atrapa, conquista y hace mover a quien le escucha, y en algunas ocasiones llevando a su receptor, en especial a los extranjeros, a preguntar por el significado de sus propuestas musicales.

 

Pero lo cierto es, que Paul Robert Douglas Hughes-Hallett Ramos, es decir Polache, con su estilo busca darle valor a la identidad nacional. Está por llegar a los 16 años de sus aventuras musicales y con su esfuerzo ha llevado la bandera de Honduras a escenarios mundiales.

 

Es capitalino por nacimiento, sin embargo, fue en la ciudad industrial donde Polache encontró la oportunidad de abrirse camino en la música, antes de lanzarse como artista nacional hizo breves melodías para campañas publicitarias.

 

Su primera producción fue: Hablo español, con el cual buscó darse a conocer en 2008, mostrando un repertorio de 15 melodías, entre las más sonadas están; la canción homónima al disco, sumando a Mira a Honduras, La Potra y Pedazo de Mujer, tema que dedicó a su amada esposa Carlita, entre otras.  

 

De este trabajo musical salió según él la melodía más exitosa de todas las que ha logrado mostrar al público y fue precisamente: Hablo español y además incluyó su canción preferida que es Mira a Honduras.

 

En 2010 lanza su segundo material discográfico “Celebremos”, en el que integró 16 melodías como; Aquí me quedo, Celebremos y Volveremos. Contando con mayor experiencia se aventuró a realizar presentaciones dentro y fuera de Honduras.

 

En total, durante su carrera musical, a la fecha ha sacado cinco discos, tres en físico que incluye El otro yo, en el cual mostró 14 melodías que tuvieron importante recepción del público como; La Navidad y Pa la playa, y los dos últimos en formato digital; Ni Muy Muy Ni Tan Tan, este con 11 melodías y Tiempos de amor.

 

Por su talento también ha estado en escenarios de artistas internacionales, como sucedió cuando abrió el concierto de Alejandro Fernández. Pero, además ha compuesto canciones para equipos deportivos de la liga nacional, así como para la Selección Nacional de Honduras como sucedió previo a la Copa Mundial Brasil 2014.

 

Otra de sus facetas en donde ha tenido contacto con su publico ha sido como presentador de televisión y en participaciones en realitys.

 

En la actualidad se prepara para celebrar los 16 años de carrera artística y contempla realizar un concierto en el cerro Juana Laínez, la fecha está por definirse.

 

Además, prepara un tema dedicado al amor “solo les puedo adelantar la palabra "gateando". También viene la gira 2024 en Estados Unidos y España, además espera “seguir evolucionando en la música, proponiendo nuevos temas”.

Guitarras y sombreros

Con La Polacha viajó a Estados Unidos, España, Uruguay, Italia y Francia. También estuvo en diversos festivales “con ella para todos lados, antes de ser Polache y siendo Polache”.

 

Ante tantos momentos de sacarle “el jugo” a su guitarra tuvo que darle el merecido retiro “Tanto cariño le tengo, que escribí para ella la canción El Güirro y su Guitarra".

 

Y de su otro compañero de batallas su sombrero reveló que ha tenido 15, “entre los que he regalado, perdido o que se han arruinado”, y en la actualidad dispone de tres, cada uno con un diseño diferente.

Encuentro con las cuerdas

Fue su papá quien le encaminó hacia el mundo de los acordes, luego de comprarle una guitarra: La Polacha, como a los nueve años, y decidir pagarle clases de música, que eran dos veces a la semana, esa oportunidad le llevaría a descubrir su verdadero talento “nunca me hubiera imaginado que la música sería mi profesión”.

 

Aunque confió que de haber sabido que la música era lo suyo les hubiese pedido a sus papás que le matricularan en un conservatorio de música, para estudiar producción de audio y grabar por sí mismo sus canciones.

 

“Pero ahora entiendo que todo lo que Dios fue poniendo en mi camino, así lo dispuso… si no hubiera tenido ese sueño de ser futbolista, no hubiera escrito La Potra", si no hubiera conocido a Carlita no hubiera escrito Pedazo de Mujer, si no hubiera trabajado en Mccann no existiría una "Mira a Honduras", si no hubiera pasado por tantos fracasos y decepciones en la vida, y si no fuera catracho de cora, no hubiera escrito Hablo español".

 

Infancia en libertad

De pocas palabras y sin dar mayor problema era Polache de niño, pero llegando a la adolescencia comenzó a no tomar en cuenta las consecuencias de sus actos y los pleitos entre hermanos, en la escuela o la calle eran el pan de cada día. “Yo siempre me justificaba diciendo que yo no empezaba los macaneos, pero que no me iba dejar "joder" de nadie, y ese carácter impulsivo me trajo montón de problemas sobre todo en el colegio”.

 

Es hijo del ingeniero agrónomo de origen alemán Peter Hughes y Eda Ramos de Hughes, olanchana y enfermera de profesión, con gran devoción a Dios y de servicio en la iglesia católica.

 

De cada uno de sus papás tiene detalles diversos por los cuales sentirse orgullo y además admirarles “a mí padre, por su responsabilidad familiar y profesional, por su ética de trabajo y su carácter, nos educó con firmeza, mano dura dirán hoy, pero le debo todo lo que soy”

 

En el caso de quien le cobijo en su vientre, es decir su mamá, siempre tiene presente que fue quien sembró en su corazón la semilla de la palabra del Señor, “Doña Eda Ramos, es un ejemplo de madre, luchadora y de vida en Cristo, que cuando tuvo que ser arrecha lo fue y cuando tuvo que ser dulce también lo fue”.

 

Tiene cuatro hermanos, dos varones que son los primeros que llegaron a alegrar el matrimonio Hughes-Ramos y dos hermanas mujeres que son las más pequeñas.

 

“Somos tres varones de un año de diferencia y dos mujeres, Peter es mi hermano mayor, luego sigo yo, y después sigue Jaime, y mis hermanas Karen y Carol”, explicó.

 

En casa, de cariño le llaman Pablo, el segundo niño que llenó de energía el hogar, luego de nacer el 10 de febrero de 1977, es decir hace 47 años.

 

Entre sus recuerdos presentes de sus primeros años de vida, y que añora, son los momentos en los cuales “mi papá le llevaba a acampar en un terreno de Loma Linda, donde se iba construir nuestra casa”.

 

Tardes con el balón

La colonia Miraflores, una de las colonias que representaba en aquellos años uno de los proyectos residenciales más grandes de la ciudad, fue su zona de residencia, la comunidad en donde jugó hasta el cansancio con su inseparable pelota de futbol. “me la pasaba jugando potra en El Hogar, Las Colinas, La Elvel y Loma Linda”.

 

Y es que el pateo de la pelota era su pasión, cualquier momentito libre de su día lo aprovechaba para ponerse camiseta, shorts y salir al ruedo como defensa central, aventura que de haber sido por él nunca hubiese terminado siempre soñé con ser futbolista”.

 

Ante su persistencia y con los brillos de un buen jugador llegó a formar parte de las ligas menores de uno de los clubes más importante del país y que llegó a considerar como el equipo de sus amores: Motagua, club con el que llegó hasta segunda división.

 

Según su criterio, de jovencito manifestaba que quien lo detuvo de seguir en esta disciplina deportiva había sido el ex técnico mexicano Alejandro Domínguez que lo había sacado de Motagua, pero ya con la madurez que le ha dado la vida esta consciente que “yo fui quién se sacó solo… no llegué el día ni la hora en que me convocaron a pretemporada y allí murió la flor. Al final, todo fue para bien… el fútbol hondureño no se perdió de mucho”.

 

Además, de que, sin mayor esfuerzo, pero con el corazón de jugador el 11 de enero de 2012 tuvo la oportunidad de sus sueños al debutar en un partido de la Liga de Ascenso vistiendo el uniforme con los colores del club deportivo Deportes Savio. Y aunque solo fue ese encuentro, bastó para llenar aquel corazón que siempre buscó una oportunidad como la que vivió ese día.

 

Pero no es que se ha retirado del deporte rey, lo si es cierto es que “cada vez las potras son menos, como diríamos a las cansadas…”.

 

Formación con principios católicos


Bajo el método educativo de Don Bosco, en el edificio que representaba la nueva sede del Instituto San Miguel, frente a la colonia Payaquí, pues hasta 1968 había funcionado en Comayagüela, fue donde Polache cursó la primaria.

 

En ese entonces, el insigne centro educativo ya disponía de modernos laboratorios, amplias instalaciones deportivas, y su majestuoso templo católico, pero que no le llamaba la atención, en especial cuando de concentrarse en las clases y cumplir con las tareas asignadas.

 

“Una vez, el maestro de matemáticas que le decíamos "fufo", por Arnulfo, Me agarró dibujando pichinguitos, en vez de poner atención, y bien enojado me dijo: vos jius, que así se pronuncia Hughes, ¿cómo está el clima allá arriba? a dónde profe le contesté azorrado. Y su respuesta fue: allá arriba en la luna…. Porque solo allí pasas, poné atención para que no te pases aplazando…”

 

El docente que menciona Polache fue también su padrino de confirmación quien hoy ya goza de la presencia del Señor.

 

Luego pasó a las aulas de otras de las instituciones educativas más antiguas y prestigiosas de la capital y del país, el Instituto San Francisco, considerado como uno de los mejores de la capital en aquellos años. En esta institución quedaron sus registros académicos del Bachillerato en Ciencias y Letras.

 

En su niñez y juventud también, según él, tuvo la suerte de formar parte del Movimiento Scout en donde se involucró en diferentes actividades propias de esta organización internacional que en la actualidad intenta contribuir a diferentes acciones sociales como la lucha contra el cambio climático o contra la pobreza y el hambre.

 

“Por ello, los campamentos al aire libre fueron parte de sui vida, mis papás nos dieron mucha libertad”, confió.

 

Como carrera universitaria logró el título de licenciado en Publicidad y Comunicaciones en la Universidad Tecnológica Centroamericana-UNITEC.

 

El día a día…

El inicio de cada día es para Polache, la oportunidad para ofrecer sus muestras de agradecimiento a Dios, luego se involucra en las labores que surgen ante los compromisos educativos de sus hijos.

 

Propio de sus expresiones nos contó que luego de dejar a los “guirros” en la escuela le gusta salir a correr y junto a su esposa recorren una distancia de cinco kilómetros. Después de este momento de esfuerzo físico busca atender su agenda, que entre día a día varía, pues surgen ensayos de mí repertorio de concierto, entrevistas, estructurar nuevos temas y cumplir con la grabación de promocionales comerciales.

 

Por la tarde se encarga de llevar a su primogénito a los entrenos de fútbol, y” en fines de semana toca viajar para donde Carlita me mande”.

 

Vida de papá


En el tiempo de las bodas de alhelí es lo que vive en la actualidad junto a su esposa Carla Addis Silva, a quien conoció en un lugar que por su nombre denotaba una gran fortaleza de la edad media “siempre le digo a mis hijos que me encontré a su mamá en un castillo, porque así se llamaba el bar disco: El Castillo, donde la invité a bailar y aquí estamos 17 años después”.

 

De ese amor que inició en una discoteca la vida le regaló además tres grandes razones para mantenerse en el camino correcto, porque sus hijos Pablo Carlos, de 17 años y sus gemelitas Carlita y Patty, de 11 años, merecen un ejemplo familiar.

 

“El mayor está cerca de graduarse y analizando sus opciones de estudio en la universidad, Dios mediante, siempre ha entrenado fútbol y tiene mucho potencial, pero él será quién tome sus propias decisiones. Las niñas pasan más con la mamá y tienen mucho talento artístico, ya reciben clases de música. Nos toca educarlos para ser hombres y mujeres de bien, Dios sabrá que quiere para sus vidas”, expresó.

 

Creativo y luego músico

Durante siete años trabajó como Creativo Junior en la agencia Mccann Erickson en San Pedro Sula y fue ahí donde comenzó a producir melodías cortas para campañas publicitarias.

 

Fue hasta cumplir los 28 años cuando decide dedicarse a la música con un estilo jocoso, cuestionador a su manera de los moldes sociales, con una base rítmica del género musical del caribe colombiano.

 

“Lo que más me ha caracterizado es mi manera desenfadada, jocosa y si quieren irreverente de escribir, irreverente me dijeron a manera de halago en un concierto… siempre he fusionado ritmos latinos, pero en el que me siento en mi "charco" sería la base rítmica de cumbia”, explicó.

 

Entre sus artistas preferidos mencionó a Guillermo Anderson y a nivel internacional a Joaquín Sabina.

 

Logros y tropiezos


En su vida musical ha tenido diversos altibajos, pero se ha podido levantar y continuar como sucedió con su participación en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar de 2014, debido a que generó gran controversia, al grado que llegó a pensar en retirarse del mundo artístico.

 

Sin embargo, han sido mas los momentos buenos que los malos “debería sentirme satisfecho de lo que he logrado, como diría un buen catracho: ´si anantes´, solo yo sé el camino que me tocó recorrer… me queda darle gracias a Dios por cada canción y seguirle pidiendo para que me inspire y llegue a escribir algún día mí mejor canción”.

 

Agregó “siempre voy a sentir que estoy en deuda con el país por no haber podido trascender a nivel internacional, como hubiera querido, que mí música sonara en toda Latinoamérica y que pudiera llenar estadios en cada país diciendo con orgullo que vengo de Honduras”.

 

Pero lo cierto es que han sido pocos como él que nos ha llevado a tararear a grito limpio sus melodías, sin importar que en ocasiones se nos salga el lenguaje que se aprende en el barrio, por esto y mucho mas Honduras Trascendental le dedica hoy estas sencillas líneas, ¡Adelante Polache!, de la mano de Dios, que con Él todo es posible.

 

133 visualizaciones0 comentarios
bottom of page