top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Parque La Leona: histórico espacio verde urbano de privilegiada ubicación en la capital de Honduras

El primer recorrido oficial por entre los senderos de este recinto recreativo se dio el 15 de septiembre de 1915, al ser inaugurado como parque Manuel Bonilla.

 

Se distingue entre el resto de las plazas por su emblemático mirador panorámico.


Fotos: cortesía Skarleth Dohm

Tegucigalpa. Ronda los cien años de haber sido inaugurado y pese a sus condiciones actuales el parque La Leona sigue manteniendo su grandeza. Un espacio verde urbano de privilegiada ubicación, pues representa la cima de unos de los barrios históricos de la capital.

 

Un majestuoso espacio recreativo que según las referencias históricas fue construido entre propiedades de alemanes que habitaban la zona, pero concebido con tintes de urbanismo italiano ya que el encargado de su construcción fue el arquitecto Augusto Bressani.

 

Ese mismo centro de esparcimiento que lleva el nombre de un expresidente de la República, pero que por reconocimiento popular adoptó el título que surge ante una historia popular que reza que una leona paseaba por el lugar. Pero lo cierto es que es uno de los primeros jardines públicos de la antigua capital de Honduras, dueño de una de las mejores vistas panorámicas de las ciudades gemelas; Tegucigalpa y Comayagüela.


Historia 

Fotos: cortesía Jorge Valladares

Ubicado en el antiguo barrio Berlín, sobre una de las faldas del empinado sector, ahí luce su belleza natural y de carácter histórico. Su edificación se dio durante la administración del expresidente Rafael López Gutiérrez, pero se le otorgó como distintivo oficial el nombre del vigésimo noveno y luego trigésimo primero presidente de Honduras: Manuel Bonilla.


Según datos históricos el primer recorrido oficial por entre los senderos de este recinto recreativo se dio el 15 de septiembre de 1915, en el marco de los preparativos a la celebración del Centenario de Independencia, que se festejaría en 1921.

 

En ese momento se colocó en su interior una estatua de bronce del general Manuel Bonilla, pero que luego fue destruida, luego en 1924 fue restaurada y en 2017 una vez mas fue dañada y sucedió lo mismo en 2020.

 

Una cancha de baloncesto, un sendero perimetral y otros que lo cruzan radialmente son parte del área que comprende este espacio natural capitalino que de forma consuetudinaria es visitado por parejas de novios, estudiantes y niños de la zona.


En la actualidad las autoridades edilicias han prometido restaurar este espacio natural, anuncio que los vecinos esperan con ansias se concrete.

61 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page