top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

La Mosquitia: el área protegida y reserva de agua dulce más grande de Honduras

El gobierno central dispone en la actualidad de L.42,499,055.00 (unos USD 1,727,603) para los programas orientados a la protección ambiental de esta zona protegida.

 

Autoridades del ICF revelan que entre 2022-2023 alcanzaron logros importantes en cuanto a las acciones de protección de la zona de reserva entre ellos; la reducción de un 66% de la deforestación en la zona núcleo de la Reserva de Biosfera de Río Plátano, instalación del Primer Batallón de Protección Ambiental en la base militar El Aguacate, Catacamas, Olancho, instalación del Puesto de Control Interinstitucional de Krausirpi, municipio de Wampusirpi, Gracias a Dios,  y el fortalecimiento de la Fuerza de Tarea Interinstitucional contra el Delito Ambiental (FTIA).

 

Fotos: Cortesía ICF


Tegucigalpa. Extensas áreas selváticas conforman La Mosquitia, territorio del caribe hondureño que posee más de un millón de hectáreas de áreas protegidas continuas y más de 570 kilómetros cuadrados de espejos de agua dulce.

 

Son los caudales de los Río Plátano, Mocoron, Warunta, Rus Rus, Tawahka Asagni y las lagunas Karataska y Bacalar los que confluyen en el área.

 

Dentro de este paisaje natural se integran zonas de importancia ecológica nacional: el Parque Nacional Patuca, la Reserva Tawahka Asagni, y la Reserva del Hombre y Biosfera del Rio Plátano considerada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura-UNESCO, desde 1982.   

 

La Biosfera del Río Plátano junto con el área protegida BOSAWAS en Nicaragua conforman el corazón del Corredor Biológico Mesoamericano (CBM), y por su tamaño y la diversidad biológica y cultural, representa una de las áreas protegidas más importantes dentro del contexto regional.

 

Se le considera a esta zona como sitio de alto valor cultural por albergar pueblos originarios con costumbres y tradiciones, desde el punto de vista antropológico, que conviven de forma armoniosa con el medio ambiente. (Misquitos, pech, Tawahka, garífunas).

 

La Mosquitia conserva extensos espacios de bosque latifoliado, con árboles de hasta 35 metros de altura, bosques de pino, y de hoja ancha y manglar es donde viven diversas especies en peligro de extinción como; el jaguar, águila arpía, oso hormiguero, tapir o danto, guacamayas, entre otras.

 

Según estudios son 400 especies de aves y 200 especies de anfibios y reptiles los que tienen como hábitat a La Mosquitia. Además de 71 de las 100 especies de murciélagos registradas a nivel nacional.

 

Interés estatal en temas de conservación


El ministro / director del Instituto de Conservación Forestal, Luis Edgardo Soliz, explicó que el plan de protección del Gobierno para el departamento de Gracias a Dios y Honduras, consiste en buscar retomar la gobernanza ambiental por medio de acciones interinstitucionales que incluyan a todos los actores para hacer cumplir la Ley Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre, de igual forma en las zonas costeras. 


El enfoque de trabajo interinstitucional para la zona de La Mosquitia, se orienta en “luchar por la dignidad y el progreso sostenible de nuestras comunidades originarias, así como fortalecer la gobernanza y nuestra resiliencia frente al cambio climático. Ahora es el tiempo de detener la devastación de nuestros bosques, la caza ilegal de vida silvestre, reinstaurar la seguridad en esta zona vital y forjar un nuevo paradigma de desarrollo que garantice el bienestar de los pueblos indígenas de la región”, dijo Soliz.

 

Por ello, el Gobierno a través del Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), junto con las instituciones que integran la Fuerza de Tarea Interinstitucional Contra el Delito Ambiental (FTIA), cooperación internacional, organizaciones comunitarias, académicas, impulsa diversas acciones de conservación y protección de la biodiversidad de la zona.  

 

Desde el ICF de acuerdo con el funcionario se trabaja para el fortalecimiento y gobernanza de la zona a través de dos oficinas regionales, creadas para manejar el área protegida más importante de Honduras (Reserva del Hombre y Biosfera del Rio Plátano). En la actualidad funcionan cuatro oficinas locales (Marañones, Sico, Palacios y Wampusirpi) y la sede regional está en Marañones y otra oficina regional ubicada en Puerto Lempira.

 

Presupuesto


Para la ejecución de programas de protección ambiental en esta zona protegida

se dispone de L.42,499,055.00 (unos USD 1,727,603), recursos económicos que han sido aprobados por el gobierno, según confió Soliz.

 

La planificación presupuestaria a ejecutar se desglosa de la siguiente manera; para el Programa Presidencial Padre Andrés Tamayo (PPAT), en las regiones forestales de Biosfera del Río Plátano y La Mosquitia, se aprobaron L. 23,631,832.

 

Igualmente, la Secretaría de Finanzas aprobó al ICF un presupuesto de L. 14,867,223 para el 2024, el cual es ejecutado a través de dos oficinas regionales en la Biosfera de Río Plátano y La Mosquitia


Sumado a L. 4,000,000 con financiamiento del Fondo para el Manejo de Áreas Protegidas y Vida Silvestre (FAPVS) en la Biosfera de Río Plátano.

 

También se tiene el apoyo de los proyectos de cooperación internacional, reveló el funcionario.

 

Logros 2022-2023

Los logros más importantes que se alcanzaron entre 2022-2023, según el entrevistado destacan la reducción de un 66% de la deforestación en la zona núcleo de la Reserva de Biosfera de Río Plátano, instalación del Primer Batallón de Protección Ambiental ubicado en base militar El Aguacate, Catacamas, Olancho, e instalación del Puesto de Control Interinstitucional de Krausirpi, municipio de Wampusirpi, Gracias a Dios.

 

A esto se suman el fortalecimiento de la Fuerza de Tarea Interinstitucional contra el Delito Ambiental (FTIA), se han establecido viveros, acciones de restauración forestal, intervención a microcuencas, entre otros.

 

 

90 visualizaciones0 comentarios
bottom of page