• Facebook
  • Honduras Trascendental

Científica nuclear hondureña realiza invaluable labor a favor de becarios migrantes en EEUU

Tiene más de dos décadas de ser profesora de la Virginia Commonwealth University–VCU, uno de los primeros centros educativos de la nación norteamericana en haber sido autorizados para ofrecer el doctorado en Ingeniería Mecánica y Nuclear.


También trabajó como consultora técnica de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio-NASA en temas de estudio de materiales inteligentes.

Tegucigalpa. Una hondureña, que de pequeña recorría en bicicleta las calles de la colonia Humuya, de Tegucigalpa, está a cargo del doctorado en ingeniería mecánica y nuclear de la Virginia Commonwealth University-VCU, una de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos.


Es la misma destacada profesional que con sus investigaciones sobre materiales inteligentes e híbridos trabajó como consultora técnica de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio-NASA.


La que extraña el mango verde con sal que compraba al salir del colegio, y el chimol que le preparaba su mamá para acompañar algún platillo tradicional.


La investigadora de sonrisa espontánea, y una atractiva personalidad. Con arraigados valores y un legado como gestora de becas a favor de centenares de estudiantes migrantes.


Ella es Karla Mossi, la científica nuclear que lleva más de dos décadas dedicadas a la docencia universitaria, sin dejar de lado sus propias investigaciones y su labor de promover el departamento de Ingeniería Mecánica y Nuclear de postgrado de la VCU.


Además de preparar calendarios académicos, crear clases, contratar profesores, organizar exámenes de doctorado, y captar estudiantes.


Ejemplo de superación

El grado de ingeniera mecánica industrial fue el título que alcanzó al ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras-UNAH, y según confió varias personas de su familia le apoyaron para lograr este triunfo académico en el que no siempre destacó por ser la mejor alumna, pues también vivió la experiencia de repetir clases.


“Me ayudaron a terminar la carrera; mis padres, hermanos, primos, compañeros, y los empleados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica-ENEE”.


De forma posterior, en 1989 viajó hacia los Estados Unidos con la finalidad de cursar la maestría y doctorado en ingeniería mecánica en la Universidad Católica y la Universidad de Old Dominion, la cual se localiza en Norfolk, Virginia

“Después de mi primer año de estudios recibí una beca completa, es decir que pagaban mis estudios y recibía un salario”, reveló.

Un año después, siendo aún una estudiante de la maestría, comenzó su tesis en la NASA como parte de un estudio de formación de vórtices en aviones.


También le fue posible volver a la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial con la finalidad de concluir su doctorado.


“Varios años después trabajé como consultora técnica para estudiar materiales inteligentes de la NASA”, explicó.


Los materiales inteligentes e híbridos son los que se convierten energía mecánica a energía eléctrica o viceversa. Pueden usarse como motores o como generadores. Tienen aplicaciones en la creación de instrumentos y sensores, detalló Mossi.


Energía nuclear

El cargo como titular del doctorado en Ingeniería Mecánica y Nuclear de la Virginia Commonwealth University, además de dar clases demanda de escribir propuestas y resolver problemas de manera constante, de acuerdo con Mossi.


“Mi trabajo es promover el departamento de ingeniería mecánica y nuclear de postgrado y este año subimos de perfil al número 50 de los mejores programas en mecánica y número 20 en ingeniería nuclear”, dijo.


En los Estados Unidos hay más de 300 programas en ingeniería mecánica.


El departamento que rectora la honorable investigadora en 2012 recibió la aprobación del Estado para ofrecer la alternativa de formación de doctores en Ingeniería Mecánica y Nuclear, el primero de su tipo en todo Estados Unidos.


Este programa de grado avanzado prepara a los estudiantes para entrar en campos críticos como; la generación de energía, energía alternativa, medicina nuclear y defensa y seguridad nacional del país, recayendo la dirección de los estudios de postgrado en la compatriota.


“La energía nuclear ha existido desde hace muchos años y se usa en baterías para el espacio, entre otras cosas. Esta energía está evolucionando y pronto será parte de la “energía verde” y será usada a la par de la eólica y la solar, ya que reduce la huella de carbono y pronto será considerada parte de la energía renovable”, aseguró la científica.


Legado con los becarios

Mossi a la fecha ha redactado más de 60 manuscritos en áreas de materiales inteligentes y sus aplicaciones, pero su legado más gratificante sin dudar es el apoyo que ha prestado a estudiantes migrantes a través de la entrega de becas.


“He sido muy afortunada de estar a cargo de dar oportunidades a muchos estudiantes de otros países. Yo entiendo lo difícil que es venir de otros países y ajustarse a una nueva cultura y sistema de educación. Aunque limitada, ya que solo puedo ayudar a estudiantes en el área de Ingeniería, algún día me gustaría hacer más”, manifestó.


Entre los listados de becarios también han estado como beneficiarios jóvenes hondureños, “este año tengo tres hondureñas becadas como parte del programa de postgrado de VCU. El primer estudiante hondureño que se graduó de doctor en ingeniería dejó muy buena impresión en la universidad”.


Los beneficiados latinos becados, a través de su gestión, han sido incontables, de acuerdo con la destacada profesional.


En la actualidad su carga académica incluye la formación de estudiantes de primer año, a quienes les imparte la clase de introducción a ingeniería mecánica y nuclear.


Además “doy clases a primer año de maestría, en conceptos de matemáticas avanzadas. También doy clase de estática”.


Por sus múltiples responsabilidades y en aras de cumplir al cien por ciento con cada una es que no tiene un horario de trabajo definido, pues “no se cuenta en horas ya que siempre hay que contestar correos, calificar exámenes, presentar reportes, etc. Todo eso tiene fechas topes”.


Recuerdos de infancia

Es la segunda hija de los cuatro herederos del hogar conformado por Emilia Reyes y Mauricio Mossi.


La niña que llegó al mundo en el onceavo mes del año, y que por permanecer rodeada de varones tuvo la oportunidad de jugar en los charcos de agua lluvia, subirse a los árboles, y a disfrutar de los juegos al aire libre que se planeaban cada tarde en las calles comunitarias.


La primaria la cursó en el Instituto Politécnico Educacional, que en aquel momento era un centro escolar de baja matricula, y para el bachillerato en ciencias y letras fue matriculada en el reconocido Instituto Sagrado Corazón de Jesús.


Vida laboral y familiar

Su día a día representa una apretada agenda por cumplir. A tempranas horas se despide de la cama para luego encaminarse a saborear una humeante taza de café, después de disfrutar de este placer gastronómico se despide de su esposo e hijo de 14 años, y se encamina a la universidad.


En la oficina siempre hay prioridades que atender en las primeras horas. Están además las clases y la importante tarea de guiar a los nuevos estudiantes nuevos así como al resto para que puedan seguir el ritmo del sistema de educación.


“Doy conferencias también explicándoles que hacemos en la universidad para atraer a nuevos estudiantes a seguir la carrera de ingeniería mecánica y nuclear”, explicó.

Como parte de su labor para despertar el interés de los jóvenes y niños por la profesión que promociona se traslada también a las escuelas para brindar charlas con los alumnos más pequeños.


Por su rol como docente cualquiera diría que deja de lado su rol de madre, pero no es así porque lo aclaró informando que le encanta ser madre, y que su mayor felicidad es “ver a mi hijo aprender y sacar buenas notas”.


Sumado a que le fascina pasar sus momentos libres junto a su familia para ver programas de misterio y viajar como ha sucedido al visitar Irlanda, Grecia, España, Canadá y a diversos sitios de los Estados Unidos.


Las visitas a su país también forman parte de esos momentos de diversión y de compartir en familia.


“Trato todos los años de visitar Honduras. Este año he ido dos veces. La pandemia es lo único que me ha detenido. Quiero que mi hijo a pesar de no haber nacido en Honduras aprecie lo que el país ofrece y algún día pueda contribuir al desarrollo de mi país”.


Otros países de su lista como viajera han surgido por trabajo como; Holanda, Japón, Corea, Hawái, México, y Alemania.


Conocer parte de su vida a través de esta entrevista concedida a Honduras Trascendental nos hace sentirnos orgullosos de su talento y entrega, y por ello nos sumamos al reconocimiento que le otorgaron los estudiantes como la mejor docente.


Citas


“Yo nunca me imaginé que llegaría a estar donde estoy hoy”.


“Admiro a cualquier persona que trabaja duro por seguir adelante: la madre soltera que trabaja para mantener a sus hijos, el padre que se esfuerza por darle a su familia una vida mejor (como mi padre), etc”.


“Lo que me hace más orgullosa, es el que los estudiantes me escogieron como la mejor profesora. Me da placer haber hecho una diferencia en la vida de los estudiantes”.

353 visualizaciones0 comentarios