top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Gina Robinson: determinada médico hondureña que impacta a otros transmitiendo su experiencia de vida saludable

En 2022 su labor profesional fue reconocida por la Sociedad Internacional en Investigación, Salud, Desarrollo Empresarial y Tecnologías (SIISDET) en España. Es médico general, con un diplomado en medicina del deporte, y cursa en la actualidad una maestría en nutrición, y una especialización en medicina ortomolecular.

 

Es una de las primeras mujeres fitness del país, y la primera body fitness a nivel nacional. En la actualidad también es instructora de aeróbicos, musculación y zumba.

Tegucigalpa. Divertida, extrovertida, amante de Dios y la vida. Una visionaria y comprometida médico hondureña que a través de la promoción de estilos de vida saludable a diario impacta vidas mediante su programa de televisión local y blog personal. Una destacada atleta garífuna que trata de compartir a diario sus disciplina deportiva, pues para Gina Marisela Robinson Arriola el ejercicio es parte esencial para vivir plenamente.


Por su empeño y dedicación a su trabajo fue reconocida con el Premio al Líder en Investigación y Ciencias de la Salud en beneficio de la Humanidad 2021-2022, galardón que para ella “significó un espaldarazo de Dios diciéndome seguí avanzando, lo estás haciendo bien”. Sumado a la emoción indescriptible que sintió al saber que había sido escogida para un premio por una labor que considera su misión en la tierra.

 

Este premio le fue concedido en el marco del VII Congreso Internacional Médico Científico y Desarrollo Empresarial desarrollado en el Ayuntamiento Teatro Concha Espina, España,

 

Ese mismo año recibió el premio como conferencista destacado del 8vo Congreso de dolor y medicina regenerativa en los Health Science Awards 2022 que se realizó en Colombia.

 

El año recién pasado recibió también un reconocimiento a la excelencia como empresa por la labor desempeñada con sus clientes del gimnasio Robinsons Fitness Center, en los Health Science AWARDS 2023, galardón que otorga la Sociedad Internacional en Investigación, Salud, Desarrollo Empresarial y Tecnologías - SIISDET.

 

En el país también ha sido homenajeada como Mujer Afrodescendiente de Éxito en su componente salud, y el premio a la excelencia por su desempeño en el programa de pérdida de peso Mira Como Pierdo, reconocimientos que le otorgó el Instituto Nacional de la Mujer.


Vida deportiva

Practica deportes desde 1991 y siendo una adolescente se volvió una atleta que representó al país. Inició como corredora de 100 y 200 metros y participó en competencias como velocista en la categoría juvenil, por espacio de cinco años, pero se vio obligada a abandonar esta disciplina por los estudios universitarios.

 

En el atletismo ganó múltiples medallas a nivel nacional, y tres de bronce en competencias internacionales, y por su buen desempeño en 2010 fue galardonada como la mejor atleta del año.

 

A la fecha, permanece en el atletismo master, “aunque por motivos de salud en 2023 no participé, espero regresar con fuerza este 2024 ya estamos trabajando en ello”.

 

Y es que aún mantiene el sueño de correr en un mundial, pero está consciente que para lograrlo requiere de una gran preparación, “luego de mi año de pausa la condición física es terrible por lo que estamos empezando de cero, con la ayuda de Dios espero recuperar al máximo mi condición de modo que al llegar al mundial se pueda hacer un buen papel”.

 

Títulos en el fisicoculturismo

Luego de abandonar el atletismo para dar prioridad a los estudios de medicina, Gina estaba consciente de que debía buscar otra alternativa para canalizar el estrés y así llegó al físico culturismo.

 

Es así que durante 14 años practicó el fisiculturismo “lo amé con intensidad, me dio la oportunidad de romper paradigmas acerca de la mujer y este deporte, junto a mi amiga Andrea Varela fuimos las primeras fitness, luego me convertí en la primera body fitness, pero creo que lo que más amaba era que viajamos mucho haciendo presentaciones y eso me permitió tener contacto con la gente y también conocer mi país”. 

 

Con esta disciplina logró alcanzar al menos unos siete títulos como Señorita Honduras, de 10 participaciones que realizó, sumándole otros primeros lugares de los campeonatos no tan reconocidos, “a lo largo del año eran aproximadamente tres aparte del nacional”.

 

También obtuvo medallas a nivel centroamericano, entre ellas una de bronce a nivel de físico culturismos categoría parejas, tres de bronces como físico culturista, dos de bronce como body fitness, cuatro medallas de plata y una de oro, más un segundo lugar en un campeonato libre llamado Tecun Human en Guatemala “que me valió para estar en la revista Muscle and Fitness”.

 

Y es que en 2005 se convirtió en la primera atleta hondureña en aparecer en la revista estadounidense de fitness y culturismo Muscle and Fitness, publicación que consideró como una sorpresa porque nunca esperó ser tomada en cuenta por tan importante medio de comunicación.  

 

Desempeño profesional

Su vida laboral formal inició siendo estudiante universitaria, en el área de regalos de una tienda, luego con el paso de los años enlista en su hoja de vida profesional los cargos de instructora de aeróbicos y entrenadora personal, médico general en Hospital Tela Integrado, jefe del Centro de Salud de Mezapa Norte, médico asistencial y brigadista en el triaje Fuerza Honduras.

 

Es la gerente general de Robinsons Fitness Center, un gimnasio donde ofrece un producto innovador denominado “Mira Como Pierdo”, el cual es un programa de pérdida de peso, en el que se integran grupos de 15 personas y sostienen una competencia para apoyarse en alcanzar el peso ideal.

 

Por medio del programa son más de 500 personas las que ha podido ayudar desde 2010, fecha en que inició con este emprendimiento, realizando un promedio de tres temporadas por año, que son ciclos de trabajo.

 

Este espacio formativo surgió gracias a su empeño porque sus clientes del gimnasio pudieran llegar a su peso ideal haciendo uso de la dieta de un físico culturista, “poco a poco a medida que adquirí conocimiento fui mejorando, agregando las reuniones semanales y las micrometas, luego agregando los desayunos para que los integrantes puedan interactuar y además aprendan a comer sano, rico y fácil de elaborar”.

 

De forma posterior tomó en cuenta la importancia del componente psicológico, “ya que un factor importante de los desórdenes alimenticios tiene base psicológica. Todo esto bajo la guía de mi Dios ya qué tal genialidad solo puede venir de Él”.

 

La ayuda hacia las personas que recurren a sus servicios inicia con la evaluación médica, y nutricional, luego la parte física y psicológica.

 

“Elaboramos un perfil e indicamos una meta alcanzable, el paciente recibe su dieta, su plan de ejercicios, y cada semana nos reunimos para evaluar resultados semanales, allí tratamos además mediante conferencias temas psicológicos, nutricionales y motivaciones como acompañamiento para que los pacientes puedan llegar a la meta establecida”, explicó Gina.

 

También se les apoya con la atención nutricional y se promueve la actividad física a nivel individual, tanto para ganancia como para pérdida de peso y construcción muscular.

 

Son en total 12 semanas del programa, al final se concluye con una cena de gala para celebrar los logros de los pacientes y premiar a los más destacados.

 

Además, es conferencista en temas de salud y motivación y la propietaria de Clínicas Médicas Fares (atención domiciliar).

 

Su trabajo es un apostolado

Elegir la carrera de medicina estuvo relacionada con el apostolado que desempeñaba su mamá siendo enfermera de vocación “siempre admiré su amor y compasión por sus pacientes” y hoy en día no se arrepiente de su elección, pues salvar vidas representa una gran satisfacción.

 

“Actualmente me satisface prevenir enfermedades crónicas, a través de la educación y el apoyo al cambio de estilo de vida”, debido a que ha podido ayudar a sus pacientes a retroceder en positivo con diagnósticos como prediabetes, diabetes o hipertensión arterial tan solo impulsándoles a cambiar sus estilos de vida.

 

Por ello, considera que su trabajo es perfecto “lo único que me gustaría es tener apoyo para que mi programa Mira Como Pierdo pueda llegar a más personas que lo necesitan, tenemos un programa de becas, pero la necesidad es grande”, expresó.

 

A futuro le encantaría abrir una clínica de medicina del deporte, cerca de la playa, donde pueda proporcionar la atención integral como retiros y campamentos.

 

Entrega y amor incondicional

El Hospital Escuela de Tegucigalpa fue el centro asistencial en donde nació Gina, el último día del primer mes de 1979. Sus padres Georgina Andrea Arriola Pérez y Benito Robinson Valerio. Ella es la cuarta hija de su mamá y la segunda de su papá.

 

Y aunque su primer llanto de vida se escuchó en la capital, ciudad que ama, por ser una descendiente garífuna ella se considera como una hija de Santa Rosa de Aguán, Colón, y también parte de Tela, Atlántida donde reside.

 

De la mujer que la cargó en el vientre, y que le entrega el corazón en cada gesto que ha tenido para con ella y sus hermanos, admira el coraje que siempre mostró para enfrentar la vida junto a cinco niños que sostuvo hasta verlos convertidos en adultos, y la audacia que siempre mantuvo para cumplir sus propósitos.

 

De su infancia recuerda que nunca faltó el amor y aunque creció al calor de una madre soltera recibió siempre lo más importante para desarrollar sus capacidades. En casa eran cinco hijos que, al ausentarse mamá, por su trabajo diario, debían cuidarse unos con otros, pero que en cada día libre de la jefe del hogar llegaba un festejo especial derivado de la sazón de la cocina y el calor de una abnegada madre, “ella se dedicaba por completo a nosotros, comíamos rico esos días”.

 

También mantiene entre sus memorias de niña el tiempo que pasaba en la iglesia evangélica “allí desarrollé mi amor por la música, a pesar de que no canto, y también por la actuación”.

 

Siendo una pequeña además comenzó a soñar con servir al prójimo vistiendo bata blanca y evaluándoles con el estetoscopio.


De acuerdo con su hermana mayor Caterine Leiva, Gina siempre ha sido una fuente constante inspiración y admiración de parte de quienes la rodean. Desde niña ha sido determinada y valiente, con una capacidad única para superar los desafíos, dueña de una actitud positiva y perseverancia inquebrantable. Siempre ha abrazado cada oportunidad para aprender y crecer, transformando los obstáculos en escalones que la llevan más alto. Su dedicación y trabajo arduo son evidentes en cada logro que ha alcanzado.

 

"Lo que realmente destaca en mi hermanita  es su fe inquebrantable en Dios. Su conexión espiritual la guía en todas las facetas, brindándole fuerza, paz y sabiduría. Su confianza en Dios la ha ayudado a enfrentar los desafíos con gracia y a encontrar significado incluso en las situaciones más difíciles. Es admirable ver cómo su fe no solo la sostiene, sino que también la impulsa a ser una persona compasiva y comprensiva".

 

Sus triunfos no se limitan a los logros materiales, sino también a la forma en que irradia amor y bondad hacia los demás. "Mi hermana menor no solo ha tenido éxito en su carrera y metas personales, sino que también ha cultivado relaciones significativas y ha dejado una huella positiva en la vida de quienes la rodean".

 

En la capital aprendió a leer

En el kínder del antiguo barrio Las Crucitas de la capital fue donde comenzó la vida escolar de Gina, luego sus primeros grados de primaria los cursó en la Escuela República de Argentina, centro educativo en el que fue promovida a segundo grado por sus conocimientos “mi hermana mayor me llevaba de oyente a primer grado, allí me hicieron evaluación y me consideraron apta para segundo grado”.

 

Sin embargo, fue en la Escuela Urbana Mixta Guaymuras donde obtuvo su diploma de sexto grado, institución educativa donde fue matriculada de cuarto grado hasta concluir la primaria, centro de enseñanzas que recuerda por el contar con una pequeña biblioteca “a los alumnos nos tocaba llevar libros”, esto para nutrir el espacio de lectura e investigación.

 

“Fui muy tranquila, aunque recuerdo que en segundo grado me molestaban bastante y un día una compañera me arrebató el lápiz, me enojó y le torcí el brazo para que no lo volviera a hacer y se lo fracturé, me avergoncé muchísimo, desde entonces no me gustan las peleas”, aseguró.

 

Su desempeño educativo siempre fue de entre los mejores, “no era de 100 pero me ranqueaba con los mejores”, dijo.

 

El Instituto Héctor Pineda Ugarte fue donde logró cursar el ciclo común y luego en el Instituto Jesús Milla Selva se graduó del bachillerato para luego continuar sus estudios universitarios en las ciencias médicas, “soy médico general, con un diplomado en medicina del deporte, pasante de maestría en nutrición, y de una especialización en medicina ortomolecular”.

 

Como parte de sus metas a nivel educativo desea alcanzar un máster en terapia cognitiva conductual, un máster en actividad física, Coach de vida, y un diplomado en marketing digital.

 

Su inspiración y expresión de amor

Para ella cada día es una aventura y disfruta desde el despertar hasta el momento en que vuelve a la cama para descansar “me considero una mujer feliz, pero los días que me han marcado sin duda han sido las fechas de nacimiento de mis hijos”.

 

Son dos herederos los que ha traído al mundo, Aron y Andrés, de su relación de 14 años en matrimonio con su esposo Reinaldo Urbina Ávila a quien conoció en la Federación de Físico Culturismo.

 

A sus retoños le gustaría inculcarles disciplina, esfuerzo, pasión y amor por Dios.

 

El día entre la familia y los compromisos

Su día es de 18 horas, pues se levanta a las 4:00 de la mañana para experimentar un momento especial de comunión con Dios, un devocional diario que se extiende por al menos una hora.

 

Luego se encamina al gimnasio donde entrena unos 60 minutos para luego regresar a casa para llevar a los hijos a la escuela. En caso de no tener citas pendientes en su consultorio vuelve a la casa para realizar los quehaceres del hogar y para dedicarle un tiempo al estudio ya que cursa en la actualidad una maestría.

 

Para el medio día prepara el almuerzo y sale en dirección al centro educativo de sus hijos. Siempre por la tarde ofrece consultas y aprovecha para estar en el gimnasio. Horas después “llevo a mis hijos a sus prácticas deportivas, luego de las 6:00 de la noche generalmente es dedicado a nuestros compromisos eclesiásticos, al final del día trato de leerme un capítulo de un libro y a las 10:00 de la noche ya estoy tratando de dormir”.

 

Leer una de sus pasiones

“Me gusta leer, no recuerdo cuantos libros he leído, trato de leer uno por mes”, confió para luego dar a conocer que su libro preferido es “Días de Gloria”, del escritor y predicador evangélico estadounidense Max Lucado.

 

Detalles de su vida en corto


¿Qué pasatiempos tiene usted?

Apoyar a mis hijos en sus actividades extracurriculares y tomar café con las amigas

 

¿Qué color es el que más le gusta y por qué?

Me gustan los colores vibrantes, me llenan de energía y alegría 

 

¿Qué significa la nutrición para usted?

¡Vida!, salud, bienestar y longevidad.

Al tener los nutrientes necesarios en nuestro cuerpo recuperamos ese balance necesario para tener una vida plena

 

¿Cuál ha sido su día más triste?

El día que asesinaron a mi tío Carlos Arriola (Califa) más que tío era mi amigo, mi papá, mi hermano y compañero de locuras.

 

¿Cómo mujer garífuna que es lo que más la representa?

Soy auténtica, estridente y me gusta mucho el respeto a los mayores.

263 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page