top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Emma E. Murillo: inspiradora y abnegada mujer de leyes del sector financiero hondureño

En los últimos 22 años ha representado como apoderada legal de una de las instituciones más sólidas de la banca nacional: Banco del País S.A, institución financiera que describe como “de altos quilates”.

 

El año recién pasado fue seleccionada como empleada del año 2023 por “Desempeño Extraordinario Anual”.

Tegucigalpa. Con una energía que no tiene cualquiera. Líder y dueña de una vocación de servicio nutrida en un hogar con valores, una profesional exitosa y mujer empoderada.

 

Un ejemplo por su dedicación a la familia, y por su aporte a la comunidad. Así es Emma Edith Murillo Membreño, una madre, esposa, ciudadana y apoderada legal de una de las instituciones más sólidas de la banca nacional con calificación de excelencia.

 

Desde su niñez destacó por sus dones en el deporte y las artes, y siendo adulta por su desempeño y méritos alcanzados en el día a día laboral. Uno de sus últimos reconocimientos fue por haber sido considerada como la empleada del año 2023 por parte de los ejecutivos de Banco del País S.A, por “Desempeño Extraordinario Anual”, donde lleva 22 años de servicio.

 

Es abogada, con un master en derecho mercantil, con una amplia experiencia en derecho civil, mercantil y bancario.

 

Paseos en bicicleta

En la bella ciudad costera de Tela, Atlántida, fue donde nació Emma, el 09 de junio de 1973 y fue en esta costa caribeña hondureña fue donde disfrutó de su niñez y juventud, en una comunidad de herencia garífuna y playas blancas, donde el desplazamiento de niños, jóvenes y adultos era sobre una bicicleta.

 

De aquella Tela de sus recuerdos le quedan sus hermosas costas que baña el mar, y la calidez de su gente que aún está presente, pese al desarrollo de la localidad.

 

Como parte de las vivencias infantiles, en sus años de primaria y secundaria jugaba baloncesto, recitaba poesía y hacia teatro. Por estas presentaciones escolares en la Escuela Luis Landa e Instituto San Antonio de Tela recibió reconocimientos especiales.

 

En 1992 migró a la capital Tegucigalpa con fines de continuar su formación académica en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras-UNAH, matriculándose en la carrera de Periodismo, pero luego decidió ese mismo año pedir un cambio de carrera para enfilarse en el mundo de las leyes.

 

Fue a los 18 años que inició su formación universitaria y por decisión personal decidió, antes de completar las clases generales, continuar su estudio en las aulas de Derecho, con el fin de ayudar a las personas a obtener justicia, sin embargo, “me quedé corta ya que descubrí que ser abogada es más que eso, pues no solo te permite lo anterior si no que te brinda la oportunidad de influir en la sociedad para la creación y aplicación de leyes justas”, expresó.

 

Hogar de principios

Comparte su vida a plenitud con Hugo Mejía, desde hace 25 años, su compañero de aventuras a quien considera como un extraordinario esposo y su amado. Con él ha conformado un hogar con la herencia de Dios que son sus tres hijos; Ana Lucía (24), Hugo Sebastián (22) y Luciana María (12), a quienes les ha inculcado los valores espirituales bajo la doctrina de la iglesia católica.

 

Para ella es creer y confiar en Dios de manera plena y su versículo al que recurre en momentos de tribulación es Proverbios 3:5-6 que reza: “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos y el allanara tus sendas”.

 

Su familia nuclear es además su fuente de inspiración y labor que la hace sentir orgullosa “mi esposo Hugo, es un hombre maravilloso que Dios puso en mi camino para formar una familia. Hugo con su amor, protección, cuidados, provisión, paciencia, dedicación y entrega no deja de sorprenderme a diario, y no dejo de admirarlo, apreciarlo y quererlo cada día más”.

 

Y es que para ella los momentos que la hacen inmensamente feliz son los que llegan al compartir con su entorno familiar, de amigos y de trabajo.

 

“Me hace feliz saber que son felices mi esposo e hijos, hablar con mi mamá por teléfono (ella vive en Tela) me alegra el alma, asimismo dar un aporte con mis habilidades a la sociedad o a la comunidad en la que vivo, eso me llena mucho”, dijo.

 

En su casa, además disfruta de la cocina y aprovecha para experimentar con recetas y luego compartir de su sazón con familia y amigos, “experimento haciendo cócteles, y hago videos de lo que preparo en casa, normalmente los fines de semana”.

 

Sumado a que en casa se deleita con la música que además le permiten bailar y cantar a “todo pulmón”, además de leer libros de auto ayuda y espiritualidad.

 

Participación comunitaria

También se siente orgullosa de contribuir con la comunidad a través de su participación activa en el desarrollo de proyectos comunitarios y voluntariados para mejorar la vida de los demás y de su entorno.

 

Así mismo, dijo sentirse honrada de sus raíces humildes, su niñez en el caribe hondureño, junto a sus padres que tienen 92 años de vida, “ellos siempre fomentaron en mí el espíritu de superación, estudio, lucha por la justicia y la ayuda al prójimo. Gracias a su esfuerzo pude realizar mis estudios universitarios, y convertirme en la profesional del derecho que soy ahora”.

 

Experiencia en el área jurídica financiera

Un lunes 3 de junio de 2002, sin experiencia en el área de la banca, inició su carrera de leyes financieras y el reto no fue sencillo, pues las exigencias han sido diarias “permanentes y fuertes (pese a mi inexperiencia nunca mostré debilidad, aprendía a diario de mis mentores; gerente corporativo y subgerente regional de asesoría legal en San Pedro Sula, Cortés y de Tegucigalpa”.

 

A estos dos seres humanos de extraordinaria vocación y carrera los considera hombres extraordinarios, estudiosos, honestos, comprometidos con “nuestra institución financiera, pero sobre todo con principios y valores arraigados”.

 

Es gracias a esta sincronía que lograron casi de inmediato que al final le fue fácil comenzar a formar una carrera en el medio dedicado a las transacciones financieras “no obstante, el aprendizaje como abogada de un Banco es permanente, diaria, inspiradora porque siempre hay algo nuevo, una nueva ley o decreto que estudiar, un caso concreto que analizar, un problema que resolver, un proceso que conocer o una consulta que atender”.

 

El camino a lo largo de más de dos décadas en la empresa que representa en el área jurídica es de “grandes exigencias, tiempos de respuesta, estudio permanente, atención a clientes internos y externos que me formaron e hicieron que creciera en el aspecto profesional, siempre he sido feliz en el banco desde el primer día de trabajo”.

 

Retos que ha superado

Uno de los más grandes retos a los que se ha enfrentado en su trayectoria como mujer ejecutiva ha sido lograr un equilibrio entre trabajo y vida, debido a que las responsabilidades profesionales versus las personales o domésticas son intensas, y ambas requieren de un compromiso significativo.

 

En su quehacer diario como abogada también ha disfrutado de las victorias basadas en ley, luego de ganar un caso en los tribunales haciendo uso de la verdad y las normas jurídicas.

 

En especial cuando se trata de contribuir con su profesión en la participación y lucha por las causas sociales, compromiso comunitario, búsqueda de la justicia social para obtener beneficios para la sociedad.

 

Como madre dedicada aconseja, además al resto de mujeres que trabajan y a la vez son amas de casa a que establezcan prioridades y reconozcan que no pueden hacer todo, que es válido y está bien pedir ayuda cuando sea necesario.

 

Que es suma importancia organizarse para planificar el tiempo y establecer rutinas que permitan un equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades en el hogar.

 

Sumado a no olvidarse de ¨dedicar tiempo para cuidar de uno mismo, ir al salón por manicura y pedicura, cuidado del cabello, faciales o masajes que sin duda alegran, relajan, auto motivan y elevan la autoestima; Aprender a adaptarse, delegar algunas responsabilidades con seguimiento cuando corresponda¨, expresó.

 

Los desafíos del día a día

Una breve oración al despertar poniendo su día en las manos de Dios a eso de las 5:00 de la mañana es el ritual con el que da inicio a la vida diaria de Emma, luego es momento de preparar el café y adelantar junto a Elsa, su aliada de la cocina y los quehaceres de la casa, el desayuno familiar.  

 

Dos horas más tarde abandona su casa para encaminarse al trabajo, en ese recorrido aprovecha y se desprende de cualquier negatividad escuchando y tarareando a todo pulmón sus melodías preferidas.

 

Estando ya en la oficina llega el momento de gran compromiso laboral, de transmitir a su equipo de trabajo confianza, empatía, cariño, paciencia y profesionalismo, valores que asegura siempre mantiene en su rol de ejecutiva, así como ser un ejemplo de ética, conocimiento, dedicación y responsabilidad.

 

Así mismo, se integra al mundo de resolver situaciones y atender consultas legales con diligencia, además de apoyar a los que están bajo su dirección a crecer a nivel profesional, “casi todos han ingresado recién graduados, sin experiencia profesional y me enorgullece verlos formados y convertidos en abogados capaces”.

 

Por su entrega laboral mantiene “el respeto y la confianza de mis superiores, pero sobre todo de mi equipo de trabajo. El reconocimiento más reciente es haber sido seleccionada como empleada del año 2023 por “Desempeño Extraordinario Anual”, reveló.

 

Sus funciones como abogado culminan en la tarde/noche para continuar con sus responsabilidades de madre y esposa que incluyen desde revisar la alacena y sumarse en las actividades comunitarias en especial las relacionadas con la administración del agua potable de su zona de residencia, pero también se une a otras necesidades locales.

 

Cumplir con cada una de esas responsabilidades como ella lo logra es un desafío permanente, sin embargo, de acuerdo con ella la organización resulta ser clave para ese equilibrio, la comunicación permanente con el esposo y los hijos, establecer rutinas, aprender a decir que no cuando corresponde, delegar algunas actividades, y pedir ayuda, dejarse ayudar.

 

Sumado a no sentirte culpable cuando las cosas se salen de contexto o no son perfectas y cultivar la capacidad de adaptarse a cualquier situación que permita salir adelante, teniendo claridad que “soy un ser humano, no una máquina, eso te hace armoniosa esa vida polifacética y de multitareas”.

 

Como parte de sus fortalezas destacó ser una mujer optimista y de fe, una apasionada cuando se trata de lograr algo en particular, alegre, divertida con capacidad para adaptarse a cualquier situación, “tengo la capacidad de realizar más de una tarea a la vez, amar intensamente, expresar ese amor y comunicar sentimientos”.

 

Pero, además, mostró sus debilidades como “procrastinar o ser lenta en algunas actividades sobre las que no tengo motivación, en algunas ocasiones falto a la humildad, mi ego me traiciona en ocasiones, no obstante superar esas debilidades y lo difícil que resulta para mí reconocerlas, me motiva a trabajar en ello para superarlo, aprendiendo de los errores que esas debilidades me han traído hasta mantenerlos a raya”.

 

¿Planes para 2024?

Enfocarse con mayor intensidad en el estudio del Derecho, con el fin de alcanzar la meta profesional en supremacía a la que aspiran los buenos abogados y en el plano personal realizar más actividades familiares, y con los amigos para fortalecer sus relaciones, crear memorias, y momentos especiales e inolvidables.

 

En vista de los momentos especiales envió un mensaje especial en el marco del Día de la Mujer e invitó a sus pares a celebrar con alegría, determinación, fortaleza y valentía.

 

“Cada una de nosotras somos únicas y sin duda contribuimos de manera significativa en nuestro entorno familiar, en casa, en el trabajo, en la comunidad, en la sociedad y en el mundo. ¡Somos grandes!, Sigamos inspirándonos, apoyándonos y trabajando fuertemente para construir un mejor futuro para todos ¡Feliz día de la Mujer¡”, concluyó.

 

En corto

 ¿Cómo se define usted? 

Soy una mujer apasionada, dedicada y comprometida con todo lo que me interesa lograr, con mis amistades especiales, en las actividades comunitarias que he asumido y también las religiosas cuando ha correspondido.

 

¿Qué cambiaría de su vida actual?

Orientaría con mayor esfuerzo y disciplina la práctica del ejercicio físico diario, la alimentación sana a las horas adecuadas para mantener y fortalecer mi salud tanto física como mental.

 

¿Qué la motiva a diario? 

Ser feliz haciendo lo que me gusta junto a mi familia y la gente que más quiero.

 

¿Qué la hace única? 

Mi alegría, sentido del humor y ocurrencias que trato de utilizar de manera positiva en mis relaciones interpersonales.

En realidad, todas las mujeres somos únicas en términos de valores, cualidades, valía y capacidades, en mi caso resaltaría que mi capacidad de amar es grandiosa y rebasa límites.

 

220 visualizaciones0 comentarios
bottom of page