top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Andrea Aceituno: primera atleta hondureña en recibir mención de honor, en la categoría de tercera división, por la Asociación Estadounidense de Entrenadores de Voleibol

La joven de 20 años juega en la posición de Salida y ha sido parte de los mayores triunfos de la Selección Nacional de voleibol.

 

En la actualidad cursa el segundo año en la carrera es marketing en el Eastern Nazarene College, Massachusetts, Estados Unidos.

Tegucigalpa. Es una jugadora de alto nivel que ha logrado compaginar y alcanzar notas de cien en sus estudios y el voleibol. Nació en Tegucigalpa, capital de Honduras, hace 20 años, y hoy es reconocida como una de las mejores deportistas universitarias, en tercera división, por la Asociación Estadounidense de Entrenadores de Voleibol-AVCA.

 

Este reconocimiento posicionó a Andrea Isabela Aceituno Aguilera como la primera atleta de la historia de Eastern Nazarene College en recibir esta importante distinción, “esto refleja el esfuerzo que he puesto para ser una buena atleta y al mismo tiempo representar bien a mi país y a mi familia”.

 

Hace unos 18 meses que reside en Estados Unidos, salió del país para cursar estudios universitarios en Eastern Nazarene College, en Massachusetts, en donde se integró al equipo universitario de voleibol, el cual forma parte de la liga NCAA División III.

 

Desde el momento en que se sumó al equipo universitario han quedado dos veces campeonas en las Northeast Conference-NECC y en la Conferencia del Atlántico Norte-NAC. “Han sido una experiencia increíble de la cual he disfrutado y crecido, representando muy bien a mi país con la ayuda de Dios”.

 

Por haberse coronado como las mejores en la NECC, cada una de las jugadoras recibe un anillo como símbolo de reconocimiento al esfuerzo y “actualmente recibiré mi segundo anillo ya que quedamos campeonas en la conferencia de NAC”.

 

En la actualidad, la valiosa jugadora hondureña, cursa su segundo año en la carrera de marketing y sus planes son graduarse para continuar con una maestría y comenzar a dar sus primeros pasos en el mundo laboral.

 

Triunfos como seleccionada nacional

En la cancha su posición es de salida y desde sus primeros encuentros con el voleibol, en su camiseta ha mantenido como distintivo el número 7.

 

“Es el número que he usado desde mi primer torneo de voleibol en la escuela. En ese momento lo escogí porque me gustaba y no había una razón en específico, pero a medida he ido creciendo, me he dado cuenta del significado y el valor que tiene el número 7”, explicó.

 

Y es que en la biblia representa la totalidad y la perfección y “con esto no quiero decir que debemos ser perfectos, porque perfecto solo Dios, pero debemos esforzarnos para hacer todo de la mejor manera”, dijo la jugadora de élite.

 

Con la camiseta de la selección nacional de voleibol ha participado en 10 torneos: Sub-20 centroamericano- 2017 (segundo lugar), Sub-18 centroamericano- 2017 (primer lugar), NORCECA sub-18 -2018, y NORCECA sub-20 2018.


Así mismo, los torneos Sub-23 centroamericano-2019, Sub-20 centroamericano-2019 (primer lugar), Panamericano -2019, centroamericano u21- 2022 (tercer lugar), Sub 23 centroamericano-2022 (segundo lugar) y Panamericano sub-21-2023.

 

De estos encuentros la competencia que más recuerda es la sub-23 centroamericano 2022, pues el equipo nacional quedó como subcampeón “entrenamos muy duro para esa medalla e igualmente aprendí que no siempre se gana. Hubo mucho aprendizaje y retos durante todo el torneo y fue de mucho provecho para mí. Pude ver en que fallé, y en que mejoré”, reveló la talentosa hondureña.

 

“Otro torneo que siempre recordaré es el Sub-20 centroamericano 2017 y sub-20 centroamericano 2019, pues en ambos quedamos campeonas y son recuerdos que siempre mantendré y que me llenan de gran orgullo”, dijo.

 

A nivel individual también han sido reconocidos sus méritos alcanzando el galardón como mejor saque el en torneo sub-23 centroamericano 2022, Equipo All-NECC, jugador de la semana de NAC Novato del año de NECC y Novato de la semana en NECC.

 

Vida junto al voleibol

Cualquier tiempo fuera de las clases universitarias se encamina a los entrenos y en la medida de lo posible a momentos en familia, encuentros con amigos o tan solo descansar.

 

“Pero mi mayor tiempo es para el deporte”, agregó para luego comentar que su referente en el voleibol es Brenda Castillo, una libero de República Dominicana quien es considerada una de las mejores del mundo “siempre he admirado su garra para jugar y nunca darse por vencida”.

 

Hace ochos años practica esta disciplina deportiva, en un principio buscó ser parte del equipo escolar por experimentar las vivencias que escuchaba de otras niñas que ya participaban en el juego de pasar el balón por encima de la red, luego se enamoró de la técnica, el entrenamiento, la dinámica y el ambiente que se genera en torno a un juego y más aún ante una competencia.

 

Además, de haberse encariñado del trabajo en equipo, de la solidaridad que se despliega en la cancha y del fortalecimiento de sus condiciones físicas.

 

Otra de las oportunidades que ha tenido con este deporte es que “he podido viajar a varios países de Latinoamérica para representar a mí país como atleta nacional y de recibir formación de entrenadores de primer nivel que hay en el país”.

 

Reconocimiento a sus mentores

A la fecha, ha contado con el acompañamiento de cinco entrenadores entre los que destacó a Catarine Leiva y Derek Schmitt. “Catarine Leiva me enseñó a jugar voleibol desde el principio, le tengo mucho aprecio y Derek Schmitt es mi entrenador actual”, explicó.


Son dos años los que lleva bajo las instrucciones de Schmitt, tiempo durante el cual le ha llevado a ubicarse entre las mejores jugadoras de su centro universitario, con una jornada de entrenamientos de 15 horas a la semana.

 

En su lista de profesionales que le han acompañado y formado en el deporte también mencionó a Juan Ramón Salinas, Osiel Vásquez, Marvin Ulloa, y Marco Sugiyama.

 

Cada uno de los aportes de los que han formado parte de sus mentores deportivos de acuerdo con la universitaria le han dejado grandes lecciones de vida y en la actualidad al estar fuera de su nación está aprovechando también esos otros elementos que le ofrece un nuevo equipo de juegos y entrenos “mi rendimiento ha mejorado luego de enfrentarme de manera constante a equipos con altas capacidades”, con ello ha crecido también a nivel psicológico y personal.

 

“El entrenador es fundamental, porque es la persona que te enseña, te corrige y trata de hacerte una mejor jugadora y es importante que aprendamos a respetar el rol que ellos tienen sobre nosotros y aprovechar al máximo sus conocimientos”, manifestó.

 

Mantener esa relación cercana con el entrenador es además clave, según Andrea para alcanzar los objetivos deportivos, así como el amor por el deporte, la disciplina y el sacrificio.

 

Papá y mamá sus ejemplos

Es la cuarta heredera del hogar conformado por Marisol Aguilera y Mauricio Aceituno, pues antes de recibirla en su hogar ya le esperaban sus hermanos mayores Mauricio, Fernando y Sohany, además de tener una hermana menor Camila.

 

Desde su niñez forjó las amigas que aún forman parte de su vida. “Yo era una niña muy activa, porque me gustaba bailar, cantar, jugar y participar en varias actividades de mi escuela”, siendo apoyada en todo momento por sus progenitores.

 

Esa misma entrega de parte de sus padres es la principal razón para que Andrea asegure que son las personas que más admira, debido a que para alcanzar cada uno de sus triunfos detrás han estado su papá y mamá.

 

“Ellos han sacrificado mucho para que sus hijos puedan triunfar y eso es algo que siempre voy a tomar en cuenta. Ellos han sido los que me han motivado a dar la mejor y nos han criado de la mejor manera y es por eso que algún día aspiro a ser como ellos”, expresó la jovencita.

 

Alumna de cien

Su nombre desde que inició su formación académica ha estado en los sitios de honor, por alcanzar la excelencia académica, debido a que considera que de esta manera devuelve a sus papás parte de lo que hacen por ella.


“Mis papás luchan por darme una buena educación. Siempre he crecido con la idea de que tengo que dar lo mejor y es por eso que siempre me he esforzado por sacar buenas notas”, agregó.

 

La formación religiosa que ha recibido desde que era una bebé es bajo las enseñanzas de la iglesia cristiana evangélica, principios que pone en practica en cada proceso de su vida y más ahora que permanece lejos de su familiar nuclear.

 

Luego de conocer un poco más de la vida de Andrea le consultamos que es lo que mas añora

de Honduras y su respuesta fue a “mi familia, la comida, mis amigos y sobre todo el clima cálido”, familia que sabemos se siente muy orgullosa de sus logros académicos y deportivos.

 

Por esta razón, Honduras Trascendental ofrece este merecido reconocimiento que va acompañado de una gran admiración por su esfuerzo, ejemplo para la juventud y sentimiento patriótico. ¡Sigue triunfando Andrea!

 

 

434 visualizaciones0 comentarios
bottom of page