top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Alexander Sandres; artista y gestor cultural hondureño que lucha por la trascendencia mundial

De su invención y destreza manual han surgido más de 300 pinturas con fines comerciales y unos 20 murales que adornan espacios públicos y privados.


Es el presidente del Colectivo Colibrí, y representante cultural del Consejo Nacional de Juventudes Hondureñas-CONJUVEH.

Tegucigalpa. La danza contemporánea, la actuación y la pintura fluyen desde su interior, mostrando la esencia de un joven que sueña y trabaja por mostrarse más allá de su ser.


Un hondureño con las ganas y las energías que muestra un artista emergente, pero con una capacidad de lucha que se asemeja a los que han alcanzado una trascendencia mundial.


Con una carrera profesional y artística surgida entre su ciudad natal Talanga, y la capital de Honduras, Tegucigalpa, Walter Alexander Sandres Guifarro, ha logrado combinar su rol como artista y gestor cultural buscando la trascendencia internacional.


Por ello, desde sus propios esfuerzos ha logrado conformar, junto con otros artistas nacionales, el Colectivo Colibrí, colectivo de artistas en el que funge como presidente y además sostiene el cargo de representante cultural en el Consejo Nacional de Juventudes Hondureñas-CONJUVEH.


A la par de estas responsabilidades del mundo cultural nacional cursa la licenciatura en periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras-UNAH.


Y como parte de su producción artística, a la fecha, son más de 300 pinturas las que ha logrado elaborar y poner a disposición del público que es amante del arte, sumado a la creación de unos 20 murales que adornan espacios públicos y privados.


Conquistando las artes

Gracias a su sensibilidad artística Sandres destaca en diversas disciplinas y con ello ha logrado conquistar públicos diversos.


La pintura ha sido su pasión desde que tiene uso de razón, por lo que inicio de manera empírica hasta lograr dominar las técnicas del acrílico y el grafito.


Por medio del arte de la representación gráfica destaca la naturaleza, la cultura étnica y lo que ha podido observar en su entorno social.


“La naturaleza y belleza humana, así mismo lo intangible como los sentimientos y las emociones”, son la musa de su inspiración dijo el talentoso joven talangueño.


Así mismo, describió su arte como un proceso restaurador y el medio para expresar y canalizar sus sentimientos, “pienso que en el arte no se deja de aprender”.


Pero con su mundo creativo ha ido más allá cautivando como bailarín de compañía, a través del grupo UNAH-Danza donde además se ha destacado por diseñar los atuendos para presentaciones internacionales.


Con la agrupación estudiantil, ha participado en cuatro ocasiones en el Festival Interuniversitario Centroamericano de la Cultura y el Arte (Ficcua), uno de los eventos de la Confederación Universitaria Centroamericana, también se ha presentado en los eventos artísticos en el marco de los Juegos Deportivos Universitarios Centroamericanos-JUDUCA, y durante la conmemoración del Día Internacional de la Danza.


La actuación es otra de las facetas de la vida del talentoso joven, luego de que formara parte del elenco de la obra teatral “Mundos Encontrados”, donde interpretó a un travesti.


A la fecha ha formado parte de cuatro obras teatrales, actor principal en un cortometraje llamado "Soy Mario" actuación que le generó una nominación como mejor actor hondureño, y también participó en una serie hondureña que se estrenará en fechas próximas a través de Netflix.


Arte para el público

En su amada ciudad lideró y organizó el primer festival de muralismo, a través del cual se elaboraron una amplia gama de piezas artísticas que hoy en día atrapan las miradas de los transeúntes.


"La experiencia fue agridulce, pero motivador porque nos demostró que el pueblo de Talanga es unido, realmente es motivador ejecutar este tipo de actividades porque se vuelven proyectos con desarrollo integral”, reconoció.


El primer mural que realizó en Talanga se puede apreciar a escasos metros del parque municipal, en la casa de la familia Rubio.


Tras esta experiencia valiosa ha pensado en dejar su huella artística en Gracias a Dios “por su poca intervención social. Así mismo hacer proyectos de desarrollo local y talleres de capacitación”.


Y es que además de promover el arte, Sandres se ha planteado como meta gestionar el apoyo para promocionar el talento nacional


Dentro del mundo del muralismo confió que admira a artistas como Dennys Habraam, por su lucha, destreza y trayectoria, Gina Benítez, Cariquí, Van guns, Melvin Suazo, Rosaura Díaz, Bayron Espino, Byron López, Jessy Canales, Axel Romero y Kevin Santos.


Travesuras y diversión infantil

El 5 de abril de 1996 fue el año en que nació Sandres, a una semana de alcanzar los siete meses de gestación, en un parto prematuro. Una libra y cuatro onzas fue el peso que registró la balanza al momento en que era evaluado por los médicos que asistieron su nacimiento, y por su condición de no haber completado su proceso de formación en el vientre de su madre permaneció sus primeras semanas de vida como niño canguro.


Desde su llegada al mundo fue registrado como uno de los habitantes del municipio de Talanga, Francisco Morazán, donde creció al lado de sus padres Isabel Sandres López y Geli Lili Guifarro Aguilar, progenitores de quienes heredó 12 hermanos “siete hermanos por parte de padre y cinco por parte de madre”


Su comunidad natal, aunque con pujante desarrollo, le permitió disfrutar de momentos únicos y diferentes a lo que viven los niños de las grandes ciudades, ya que pudo desplazarse a los ríos cercanos para disfrutar de la natación al estilo rural y de alguno que otro intento por pescar, estos son “los recuerdos más emblemáticos, cuando iba a los ríos de Talanga con mi hermano mayor Eduar Josué Sandres para ir a pescar y a nadar”.


Pero hubo momentos en su infancia que, aunque de riesgo mantiene vivos en su memoria como “la vez en que nos subimos a un caballo ajeno, el cual salió en carrera y nos botó, también recuerdo que nos subíamos a los vehículos en marcha para llegar más rápido a nuestro destino y en una ocasión al ver que no paraba nos tuvimos que lanzar”, con el resultado de salir con laceraciones en diversas partes del cuerpo.


También mantenía sueños que con el paso del tiempo ha podido concretar como convertirse en un pintor reconocido, pertenecer a un grupo de baile a nivel nacional, ser actor, diseñador de modas y representar al país fuera de las fronteras nacionales.


Recuerdos escolares

La Escuela General Juan Alberto Melgar Castro, uno de los centros educativos más emblemáticos de la ciudad de Talanga fue donde Sandres cursó la primaria, institución escolar de la que guarda hermosos momentos.


“Los recuerdos son varios, por ejemplo, los buenos docentes que con presentaciones y dramas alegraban las celebraciones”.


Pero también fue el lugar donde hizo de sus travesuras como sucedía cuando se escapaba “para ir a ver mis caricaturas favoritas”. Además de encontrarse con las mejores calificaciones a través de una magistral exposición logrando obtener el anhelado 10 de 10.


Los años de educación formal han continuado y en la actualidad ha logrado cursar la mitad de las clases de la licenciatura en periodismo en la UNAH.

Agenda diaria

En su vida diaria además del estudio también se da tiempo para los ensayos de yoga y actividad física y antes de que concluya la jornada entrega unas horas a atender los pedidos sobre sus obras de arte, responder correos electrónicos, y a la generación de ideas para propuestas de futuros proyectos para el Colectivo Colibrí.


“El Colectivo Colibrí nace a raíz de las necesidades y sed de cultura en Talanga, pero por falta de financiamiento e incumplimiento de convenios en gestión para proyectos vimos la necesidad de constituirnos con apoyo de la Unión Europea para ser un ente jurídico que gestione sus propios recursos”, explicó.


Frente a estos nuevos retos en comunidad artística, Sandres mantiene su enfoque de proyección internacional con el fin de “montar galerías dentro y fuera del país, para que los artistas nacionales tengan espacios permanentes de exposición y además ampliar el mercado cultural”.


Honduras Transcendental muestra en esta publicación parte de la trayectoria del joven artista nacional que se esfuerza cada día por honrar a su país mediante su talento, esfuerzo diario, don de servicio y sueños de oportunidades para todos.
















303 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page