• Facebook
  • Honduras Trascendental

Juez de sentencia de Comayagua encarna a José de Arimatea al ungir al Cristo Yacente

El abogado Darvin Almendares, desde hace 36 años, tras una revelación, asumió con gran devoción la responsabilidad de cuidar la antigua imagen que representa a Jesús tras morir en la cruz.


El destacado profesional del derecho, a lo largo de los 365 días del año, está a cargo de cuidar desde la urna donde se mantiene a la imagen del Cristo inmolado, la cual pertenece a la iglesia Catedral, de la ciudad de los comales.




Tegucigalpa. Culmina la reflexión de las Siete Palabras en la iglesia Catedral de Comayagua, la feligresía con gran fervor ha besado los pies de la imagen del Cristo crucificado, el momento religioso que antecede a una de las vivencias espirituales más importantes de Darwin Ulises Almendares Lizardo.


Y es que el Juez de Sentencia encarnará minutos después a José de Arimatea al bajar de la cruz la imagen del Cristo Yacente para ungirlo.


En la labor al igual que Nicodemo se involucran nueve Caballeros del Santo Entierro, su esposa e hija.


Para desempeñar esta labor, el abogado, no se ofreció como lo hizo José de Arimatea al solicitar que le entregaran el cuerpo del Hijo de Dios para prepararlo aplicándoles aceites perfumados, pues de acuerdo con el profesional del derecho se rehusaba a aceptar esta gran responsabilidad.


Y es que hace una década atrás -este servicio estaba a cargo de unas señoras entregadas a Dios-, pero luego por la edad las fieles discípulas decidieron confiarle al togado esta importante labor.


-Yo me resistía a hacer ésta labor-, pero no contaba con que Dios lo había escogido y tras una revelación aceptó el llamado.


-Este servicio es una forma de evangelizar a las personas, recordando que a través de la muerte de nuestro Señor Jesucristo se pagaron nuestros pecados, a precio de Sangre, dejándonos una luz de esperanza, amor y paz-, dijo el empleado del Poder Judicial.


Momento espiritual


Ha caído la tarde sobre Comayagua, la iglesia ha sido visitada por centenares de fieles católicos que participaron en el Vía Crucis y luego en las reflexiones, sobre los últimos momentos de vida del Hijo de Dios.


Los preparativos para la procesión del Santo Entierro están en camino, Darvin sabe que llegó el momento de vivir nuevamente su fe, a través del servicio religioso encomendado por el obispo.


La imagen del Cristo muerto, marcado por los azotes que recibió, y las heridas que dejó sobre su frente la corona de espinas, comienza a descender.


Hay silencio entre los participantes, cada uno tratando de asimilar a su manera el gran significado que revela la imagen tallada en madera, una pieza religiosa antigua, que hace recordar aquel hombre de galilea que murió en la cruz para redimir al mundo de los pecados.


Sobre los brazos del jurista, es depositada la imagen del Cordero Inmolado, para colocarla sobre la mesa donde se hará la unción del cuerpo.


Todo está fielmente preparado, aceites especiales y algodón para pasar, a manera de limpieza, por toda la figura del Cristo Yacente.


Son 15 minutos de oración, estando de rodillas, que dan inicio al rito real de la unción. -Antes de ungir el Cuerpo pido perdón por los pecados de acción u omisión que haya cometido siendo un siervo de Dios-, reveló.


Con delicadeza, el devoto católico, toma una fracción de la fibra textil vegetal, la cual empapa en el santo óleo, para limpiar el rostro de la imagen inerte, para luego pasar por sus costados, uno marcado simulando la herida que le provocó un soldado romano a Jesús durante la crucifixión.


El rito popular religioso concluye hasta haber cubierto toda la imagen con el aceite santo, este proceso dura varios minutos que son una verdadera espiritualidad para Darwin - es indescriptible lo que se siente, una paz interior increíble-.


Además de sentir un escalofrío que recorre su cuerpo, desde la cabeza a los pies, propia de la presencia del Espíritu Santo.


Entre el pequeño grupo que participan en la unción se realiza la fracción de las tiras de algodón que se impregnaron de aceite al pasarlas por la imagen.


Después los pequeños trozos de algodón se envuelven en papel de color morado o blanco para entregarlos a los fieles que participan de la Adoración a la Cruz, quienes luego lo guardan para utilizarlo como antídoto espiritual durante un momento de dolor físico.


Procesión del Santo Entierro


La imagen del Cristo Yacente luego es subida al anda para la procesión del Santo Entierro, durante la caminata la feligresía pasara sobre las coloridas alfombras de aserrín.


Unos 40 tapetes, con figuras religiosas, son las que han sido formadas este año para la conmemoración del sepelio de Jesús, que está a cargo de los Caballeros del Santo Entierro, bajo el seguimiento del abogado.


Oración y ayuno


Desde el inicio del tiempo de cuaresma, es decir durante 40 días, que arranca con el Miércoles de Ceniza y culmina el Jueves Santo, el togado da comienzo a su preparación espiritual especial.


-Todo este tiempo me preparo con oración, rezando los Laudes, y con el oficio de lectura a las 5:00 de la mañana, antes de irme para mi trabajo-, agregó.


También está presente en su vida el ayuno, la penitencia y el Sacramento de la Reconciliación.


-De tal forma que la iglesia me prepara para alcanzar la conversión y con ello la vida eterna-.

Servicio de 365 días


El jurista es originario de la ciudad de Comayagua, hijo de Gilberto Almendares (Q.E.P.D) y Juana de la Cruz Lizardo, quienes le inculcaron desde su niñez los valores cristianos católicos.


Por esa herencia religiosa, cuando llegó a la edad de 20 años, ingresó como caballero coordinador y colaborador de la persona que estaba designada como mayordomo del Cristo Yacente.


-Luego por cuestiones de salud se retira, y me lleva con el Señor Obispo y me designa como Mayordomo-, labor que ha desempeñado durante 36 años y que asegura dejara en manos de su esposa e hija- una vez que Dios me llame y vuelva a la casa del Padre.


Desde el momento en que recibió la distinción religiosa, cada dos meses, pide al sacristán de la iglesia no descuidar el respeto por lo sagrado que representa la imagen.


-Mi labor es durante los 365 días del año, realizando un servicio durante la Eucaristía, como Ministro, también llevando el incensario en la misa-, contó.


También colabora con la limpieza de la iglesia los días sábados para la Eucaristía que se celebra por la tarde, además de ser Catequista para las personas que se preparan para cumplir con el sacramento de la confirma.


Y es que para Darvin aún hay mucho que hacer para que la gente pueda regresar a la vida religiosa, y la que no cree en el Evangelio pueda convertirse.


-Es una gran misión a la que Dios me llamó, a través del Camino Neocatecumenal y por supuesto, al recordar la muerte de Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz, es algo que toca lo más profundo de mi ser, al ver que dio la vida por mí y la del mundo entero-.


Ante esto consideró que debe hacer lo mismo -amando al que me destruye, a morir día a día con mi egoísmo-.


Y así siguiendo lo que le dictan las sagradas escrituras, Darvin continuará en el servicio eclesial hasta que su amado Dios se lo permita.



Expresiones


-Convencido plenamente que si sigo sus pasos y muero en Cristo, resucitaré con el-.


- Desde el inicio de la Cuaresma, es una preparación diaria, hasta la gran noche de la Vigilia Pascual-.


-La iglesia me prepara para alcanzar la conversión y con ello la Vida Eterna-.

139 visualizaciones0 comentarios