• Facebook
  • Honduras Trascendental

Javier López, un emprendedor que impulsa la gastronomía solidaria en la capital

Con una decoración basada en los años 70´s y 80´s, el capitalino captura a sus clientes y les motiva a sumarse con la compra de sus exquisitos platillos como forma de donación para la Fundación Javier.


Es un apasionado de los medios de comunicación y los automóviles clásicos. También es un esforzado emprendedor que no cede en sus sueños de triunfar con lo que hace.


Tegucigalpa. A las 10:00 de la noche, del martes 10 de junio de 1963, nació en Tegucigalpa, un hombre marcado en su infancia por la pobreza, pero a su vez por la compasión.


Fue mediante cesárea que logró salir del vientre de su madre Martha Vega Montoya, y su nacimiento tuvo un costo de 600 lempiras -“en el Centro de Salud del Carmen, en el barrio San Rafael, ahí donde las monjitas”.


El pequeño fue bautizado con el nombre de Javier López, capitalino que en la actualidad impulsa la gastronomía solidaria en el país, mediante una innovadora iniciativa de negocio reconocida como: The Wing´s Mama Bar.

El local es una mezcla de estilo retro, gastronomía local con un ingrediente que nace del corazón de su propietario, la solidaridad.


Estilo y jovialidad

Armado con su filipina blanca, de doble solapa, cada tarde, de miércoles a sábado, Javier López, da rienda suelta a sus dotes culinarios y de atención al cliente en el restaurante con el que sueña abrazar a otros con una oportunidad laboral -“eso aún no lo logramos, pero seguimos luchando”.


Esta innovadora propuesta va más allá de su concepto de tiempo pasado, pues está ligado a la solidaridad.


Y es que la idea del The Wing´s Mama Bar, surge con la finalidad de generar ingresos para sostener algunas necesidades de la Fundación Javier, y a futuro emplear a madres de los niños que reciben ayuda en la organización.


La Fundación Javier, es una institución sin fines de lucro, que nació para ayudar a niños con problemas neurológicos, la cual fue fundada luego de que Javier junto a su esposa enfrentaran múltiples adversidades al tratar de encontrar una cura para su primogénito Javier Arístides López Durón, que presentaba una lesión cerebral no diagnosticada y falleció en 2019.


“Anhelamos que el restaurante se vuelva una fuente de trabajo para las mamás que en su mayoría son de bajos recursos económicos, mientras los niños estén en la Fundación siendo cuidados y atendidos”, confió López con la sonrisa que le caracteriza.


En la fundación a diario se atiende a decenas de niños con limitaciones físicas, en su mayoría de escasos recursos económicos, quienes han encontrado en la institución sin fines de lucro la oportunidad para ser asistidos en sus diferentes dolencias y además volverse menos dependientes.


Menú especial

En su cocina, el emprendedor ofrece un menú con sabores tradicionales nacionales, entre carnitas, chorizos y sopas, así como otros que son propios de la gastronomía estadounidense como: las alitas de pollo y las hamburguesas.


“Yo cocino con lo básico, no me gusta cocinar con muchos condimentos. Busco siempre la sazón que tenía mi abuela, o el que tenía mi mamá”, reveló el multifacético Javier mientras trata de conquistar el arte de la gastronomía familiar.

Este es un restaurante retro que funciona en la antigua colonia Alameda, de Tegucigalpa y está abierto de 3:00 de la tarde a 12:00 de la noche bajo estrictas medidas de bioseguridad.


De la cocina al corazón

Basta con adentrarse unos metros después del portón de acceso al restaurante para que los visitantes comiencen a compartir anécdotas y revivir memorias de su tiempo de juventud.


Y es que la decoración del establecimiento está basada en los años 70´s y 80´s, conformada por afiches de series de televisión estadounidense: como Locos Adams, Los Tres Chiflados, o Los Pica Piedras.


Sumado a otras reliquias que se suman a los tesoros del bar como; un teclado que data de 1960, una colección de unos 300 discos de vinilo, un equipo de sonido que data de los 80's, antiguos teléfonos celulares, planchas que calientan a base de carbón, y hasta grabadoras de estilo periodístico.


Es esta inusual propuesta de bar que captura a clientes, tanto los adultos, pues los lleva a recordar sus años de juventud, como los más jóvenes que se inquietan por conocer parte de la historia que posee cada detalle decorativo.


Tranquilidad y seguridad

La idea de negocios nada convencional en la capital ha comenzado a retomar sus actividades, luego de los angustiantes meses de la pandemia de la Covid-19 que amenazó a la mayoría de los emprendimientos nacionales.


En la actualidad, al exclusivo bar llegan clientes que con antelación reservan un espacio para disfrutar en camaradería, pues lo que se busca es que los visitantes abandonen el estrés que cargan por sus jornadas laborales y el caos urbano y tengan una opción para pasarla increíble.


También está disponible para eventos como celebración de cumpleaños, bodas, o cualquier festejo que sea no mayor a 40 personas.


Los visitantes, además de dialogar y disfrutar de alguna bebida y los platillos que prepara Javier junto a su equipo, tienen la libertad de bailar una, dos, tres y las piezas que quieran al compás de melodías de artistas como: José José, Camilo Sesto, Los Galos, Madonna, Michael Jackson, Los Panchos, Tavares Crident y Donna Sommer.


Su paso por los medios de comunicación


Con 17 años y gracias a su desenvolvimiento obtuvo la oportunidad de incursionar en los medios de comunicación nacional a través de Radio Católica. Fue el director de la radio de ese momento, Roque Nelson Gonzáles, quien les dio la oportunidad de estar en el programa junto a dos amigos René Dubón y Juan Carlos García, que tenían su misma edad, y dirigían el programa “Encuentro Juvenil” donde hablaban de los problemas de la juventud.


De ahí surgió esa pasión por estar en una cabina radial y años después se le dio la oportunidad de estar en Radio Nacional de Honduras con un programa que se llamó “Mundo Joven, de Juventud a Juventud” otro formato similar al de sus inicios.


Los años transcurrieron y en 1998 cambia de temática y abre un programa que se llamaba “Escapes al Rojo Vivo” en RCN. “Don Ubaldo García, una persona que aprecio mucho me dio la oportunidad de estar en este programa y luego me ayudó en complicidad con Jonathan Russel, que en paz descanse, de tener un segmento en la televisión”.


Esa fue la primera edición de un programa de televisión con temática de automóviles. “Después con Sergio Dávila que trabajaba en una agencia de publicidad montamos el primer programa sobre farándula nacional que se transmitía por Telenisa que se llamaba La Parranda”.


Los medios de comunicación son sin dudar otra de sus pasiones y por ello quiso obtener el título de licenciado en periodismo y se matriculó en la carrera en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras-UNAH, pero la abandonó por sus responsabilidades empresariales.


Promotor de eventos

En 1993 Javier montó la primera empresa dedicada al montaje y coordinación de eventos especiales en el país, este emprendimiento aún sigue en funciones.


Basándose en esta experiencia y con su creatividad y dinamismo se propuso organizar el primer auto show, denominado “Expomovil”, evento que fue un éxito ya que participaron la mayoría de las empresas distribuidoras de automóviles del país.


Fue gracias a la gran aceptación que recibió el evento que al año siguiente se realizó la segunda edición de la importante muestra de vehículos, motocicletas y automóviles antiguos.


Como parte de su proyección a la comunidad además en 2002 impulsó la creación de la Asociación Hondureña de Autos Clásicos y Antiguos-AHACA, organización que se involucró en actividades de solidaridad y de encuentros centroamericanos.


Hoy en día está enfocado al manejo del restaurante y su empresa productora de eventos especiales que se llama Producciones Klase que por causa de la pandemia de la Covid-19 soportaron un embate importante en cuanto a la baja de los ingresos.


“En este momento nos estamos levantando nuevamente, pues se están reactivando los eventos en el país”.


Por su empuje en la vida, su entrega desinteresada hacia los demás y su aporte valioso como hondureño emprendedor es que Honduras Trascendental le otorgó este espacio especial.


Información


Wing´s Mama Bar está ubicado en la colonia Alameda, 8 calle, tercera avenida. Para obtener una reservación los clientes deben llamar a los teléfonos 2205-5599, 9492-7861 y 3339-5271.


193 visualizaciones0 comentarios