top of page
  • Foto del escritorHonduras Trascendental

Isis Herrera transformó su pasión por la estética de las uñas en un exitoso emprendimiento

Nailbox es la marca del negocio de servicios de belleza para manos y pies que apertura la capitalina.

Tegucigalpa. Su criterio empresarial y de rentabilidad en la gestión, y el trato con sus clientes ha sido su carta de presentación para abrirse camino en el mundo de la estética de las uñas.

  

Prestando en sus inicios un servicio a domicilio y luego estableciéndose dentro de un reconocido centro de belleza de la capital, Isis Xiomara Herrera González ha logrado posicionar  su negocio por medio del cual promueve bienestar, autoestima  y empoderamiento femenino.

 

Nailbox es el sello distintivo de su emprendimiento, con servicios y productos dedicados al cuidado de uñas de manos y pies desde 2019.

  

En la actualidad es técnico acrilista, además de licenciada en mercadeo, titulo otorgado por la Universidad Católica de Honduras- UNICAH promoción 2006 y está por terminar su maestría en marketing digital con ADEN International Business School.

 

Mundo empresarial

Isis comenzó su idea de negocio basada en un hobbie, unos cinco años atrás, por sugerencia de una de sus compañeras de trabajo “y tuve curiosidad por aprender más sobre el mundo de las uñas, investigue sobre las opciones que tenía y encontré una marca con prestigio internacional que a través de la compra de productos impartían las clases”.

 

Confió que sus  primeros trabajos fueron para sus amigas y personas muy cercanas que le dieron su voto de confianza y le impulsaron a seguir avanzando “comencé atendiendo en mi casa”.

 

En junio de 2019 constituye su negocio denominado Nailbox, en ese entonces con la modalidad de servicios a domicilio en un horario después de las cinco de la tarde, pues mantenía un empleo formal en un establecimiento de venta de motocicletas que le impedía comenzar desde horas tempranas con su trabajo de belleza.

 

Sin llegar a pensarlo, de un momento a otro, en 2020 con la llegada de la pandemia del Covid-19 se queda sin un empleo formal, dándole la oportunidad de enfocarse a su iniciativa empresarial.

 

“En noviembre de ese mismo año (2020) mi negocio recibe una propuesta de alianza muy interesante, de rentar un espacio dentro del salón de belleza que no disponía de personal capacitado para prestar servicios de estética de uñas”, explicó.

 

De inmediato tomó un nuevo riesgo y aceptó la oportunidad de establecerse en un punto fijo “amoooo pintar uñas, es algo que no logro describir con palabras, pero se que encontré mi grial, porque disfruto con pasión todo lo que hago y por hacerlo me pagan”.

 

Mundo de experiencias

Isis se describió como perfeccionista y exigente conmigo misma, que ama los detalles y su filosofía de trabajo es que entre más natural luzca su acabado es mucho mejor.

  

Además reveló que disfruta de crear lazos de amistad con sus clientas, de compartir experiencias, “nunca mis clientas serán un numero en fila de espera, cuando me visitan tienen siempre un trato especial y por eso trabajo a través de citas”.

 

Sus fuentes para documentarse y generar ideas dijo que se apoya en internet y las redes sociales como fuente de información y capacitación.

 

Entre sus herramientas favoritas para trabajar mencionó que la máquina pulidora, “esta herramienta me ahorra tiempo y me permite dar acabado profesional a mi trabajo”.

 

En la actualidad posee mayor demanda del género femenino, sin embargo “vernos y sentirnos bien aplica para ambos; hombres y mujeres y por eso mis servicios son unisex”.

 

Y para ella, cada una de las personas que solicita sus servicios es el protagonista de una historia increíbles y admira a todas sus colegas, pues considera que cada una tiene su estilo, “somos diferentes y eso nos hace únicas, sin embargo, admiro especialmente a aquellas que nunca se rinden, que no dejan de aprender y que se preocupan por llevar su trabajo siempre a otro nivel”.

 

Pasión, determinación, y visión son para Isis lo más importante que debe tener un profesional en cualquier área que se desempeñe.

  

Habitante del Distrito Central

El 11 de diciembre de 1983 nació Isis, fruto del amor de María Elena González Aguilera y Santos Pio Herrera Fúnez (Q.D.D.G) sus papás. Es la segunda heredera, pues antes que ella nació su hermano mayor René.

 

En una zona de la ciudad gemela de Comayagüela fue donde se encontraba su hogar, territorio donde pasó una niñez de ensueño, jugando por horas en la calle.

 

“Soy de esa generación que tuvo audífonos, discman, Ipod y ahora escucha Spotify en su celular. Lápices, colores, marcadores y pinturas son parte de mi esencia como niña y adulta, creo tener talento para dibujar, la verdad se me facilita mucho y lo disfruto”, reveló.

 

Planes de vida

Entre los planes de vida destacó formar su propia familia. Sumado a ello, a nivel profesional su mayor proyecto es hacer crecer su negocio hasta  convertirlo en una exitosa empresa que genere empleo y que inspire a otros de manera positiva para lograr sus sueños.

 

Como parte de esas metas por alcanzar en la actualidad participa en el programa “Formaliza tu negocio” liderado por CCIT, OTI, USAID y Grupo Terra.

 

220 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page