• Facebook
  • Honduras Trascendental

Hondureño se posiciona entre los grandes fabricantes de la telefonía móvil en China

Con su nueva marca WOLKI ha comenzado a conquistar Suramérica, mediante el mercado de Colombia, y está en planes extenderse hacia el resto de Latinoamérica.


Entre gigantes fabricantes de aparatos tecnológicos, el catracho Cristian Umaña, ha concretado sus ideas, pero también ha palpado derrotas.



Tegucigalpa. De sus bolsillos no había nada que sacar, ni centavitos, y de las tarjetas de crédito ni hablar, estaban al tope del límite.


Frente a ese difícil panorama financiero, Cristian Umaña, el capitalino que disfrutó su niñez en la colonia Miramontes, de Tegucigalpa, mantuvo su visión de empresario.


Y pese estar en negativo con sus cuentas se mantenía positivo con sus ideas y ganas de salir adelante, se aferró al ejemplo de sus padres, y entre sus habilidades para emprender identificó una increíble oportunidad con la venta de celulares.


-Busqué proveedores en Asía y luego ya tenía todo, pero yo en medio sin plata-. El dinero que requería Umaña saldría de las prestaciones de su cuñado.


Aquella primera disponibilidad de capital y de inversión pronto requirió de un monto mayor, -rapidito necesitábamos más dinero y sacamos un préstamo hipotecario.


Desde ese momento el despegue se dio hasta lograr que la banca les apoyara para crecer.


Mirada familiar empresarial


Con una mayor experiencia en ventas y con un sueño mayor que era producir sus propios teléfonos hace nuevos contactos en el continente asiático.


Haciendo pininos obtiene su primer lote de telefonía fija inalámbrica la cual saldría de mala calidad, dejándole pérdidas, pero en vez de rendirse decidió ir por más.


De ahí surge la idea de montar su propia fábrica, pero en el continente más grande y poblado del planeta: Asia.


Y se decidió y tomó maletas junto a su esposa, María Margarita Quiñonez, y sus dos hijos Cristian Nicolás y Juan Diego, para recorrer vía aérea más de 14,232 kilómetros.


-Christian es una persona sumamente trabajadora y comprometida con sus proyectos. Siempre está atento a las oportunidades de negocio y una vez que se le ocurre una, se mete de lleno y prueba- dijo su esposa.


Fue la ciudad de Shenzhen, ubicada al sur de China, en la frontera con Hong Kong donde se estableció, de ese momento han transcurrido 12 años.


Al llegar no hablaba, ni comprendía el idioma, pero si manejaba a la perfección el lenguaje de las ventas y de las oportunidades que alcanzaba estando cercano a las materias primas para producir celulares de buena calidad, pero diferentes en precio.


Es así, que comienza a competir basándose en sus conocimientos en ventas, en una ciudad plagada de fabricantes de dispositivos electrónicos, unos gigantes en producción y otros al igual que él en pininos y esforzándose para darse a conocer.


Llegó el éxito internacional



Junto con el apoyo de un socio local surge su primera marca de celulares AMGOO, logrando comercializar de entre 40-50 millones de sus aparatos telefónicos, con una distribución en 54 países.


Su función como director ejecutivo de su empresa, lo llevó a participar de entre 1-2 ferias por año en Las Vegas, Orlando, New Orleans, Barcelona, Dubai, Sudáfrica.


También ha estado presente en la famosa feria de Cantón, en China, donde participan más de 25 mil expositores del mundo.


Pese al éxito alcanzado y tras vender una parte de la empresa surgieron nuevos tropiezos y en 2019 decide separarse de la sociedad.


Ahora sin fábrica y sin marca retoma su sueño, -con otro distintivo: WOLKI. Esta nueva marca salió en Colombia, un mercado donde había volumen y teníamos una distribución local interesante-.


El nuevo sello empresarial se posicionó de manera rápida en el país sudamericano-superamos los números que vendíamos con AMGOO, pero luego se vino la pandemia (COVID-19) y no nos ha dejado expandirnos al resto de América Latina, pero seguimos en lucha-.


Con este nuevo distintivo han alcanzado ventas de entre 8 a 10 millones de celulares, siempre apostándole a la calidad con bajos precios.


Del esfuerzo que habla él exitoso empresario han sido testigos sus familiares cercanos entre ellos Suyapa Zelaya, su suegra, quien le describe como un joven de trabajo, trabajo y más trabajo.


También les ha dejado enseñanzas con sus expresiones -una vez le escuché decir a Cristian, que si a alguien se le ocurre una idea y no logra concretarla, al día siguiente aparecen 20 personas haciéndolo con excelencia-.


Amor por la familia y Honduras


Para alcanzar el éxito en lo que hace, y que nunca ha dudado de las bendiciones que Dios tiene para su vida, ha sido necesario mantenerse precisamente en el camino de la fe.


Por ello, cada mañana al despertar siempre le rinde gracias a Dios-es lo primero que hago si se me olvida, el día me va súper mal-.


Después de encomendarse a Dios vendrá el ajetreo empresarial, entre llamadas con clientes, proveedores, y trabajadores, pero de la mano de sus responsabilidades no abandona su compromiso como servidor del Señor.


Este mismo servicio para la obra divina que le mantiene cerquita de su tierra natal Honduras y su familia, relaciones de amor que no se separan de su corazón.


-Honduras y mi familia están constantemente en mi mente…cuando será el día de volver. Honduras es todo, familia, amigos, comida.


Ese amor por su gente y por su país de origen también están presentes en su diario vivir, y le ha llevado a compartir parte de sus bendiciones económicas con los compatriotas más necesitados.


De su labor solidaria casi no habla, pero logramos saber que envió grandes aportes en materiales y equipos como donación durante la crisis de salud que provocó el COVID-19.


Mascarillas, manómetros, y respiradores fueron entregados en hospitales como donación del catracho.


El “nino” de papá y mamá



De su infancia recuerda las enseñanzas de su abuelita y su madre, - me decían que en la vida habrá gente más rica/más pobre, más guapos/más feos, y más fuertes/más débiles, pero que dependía de uno mismo la felicidad-.


Es el benjamín de la familia, el pequeño de cuatro hermanos. Tiene 44 años. Su madre falleció en 2018, de quien era muy cercano, pues siempre acudía a ella para recibir consejo.


De pequeño, su mamá le llamaba Mi-Nino, y al escucharla llamarle de esa manera, con tanto cariño, el resto de la familia se quedó llamándole por el sobrenombre Nino.


-Así le decimos nosotros, ninguno de la familia le dice Cristian-, contó su papá, René Francisco Umaña.


Recordar sus primeros años de vida, son para su padre revivir momentos que atesora en el corazón, -era inquieto, travieso, y muy cariñoso, sigue siéndolo-.


Fue también un deportista de alto nivel en la equitación, al grado de haberse ganado el titulo como Sub-campeón a nivel centroamericano.


De su vida escolar, don René recuerda que en una ocasión estuvo a punto de perder el año y se enteraron de su bajo rendimiento académico casi al final del curso.


Por sus bajas notas aparecía en la posición 32 de 34 alumnos,-estaba entre los últimos,-contó su padre.


Sus bajas calificaciones eran reflejo de no haberse aplicado en los meses anteriores, pues por su inteligencia y con apoyo de una tutora logró pasar el año sin problemas.


Su pasó por la universidad fue corto, cursaba la carrera de Administración de Empresas, pero decidió retirarse para emprender, aunque en aquel momento esa decisión no fue del agrado de sus papás.


Sin embargo, -tener a Cristian como hijo, al igual que el resto de sus hermanos es un orgullo-, concluyó su progenitor.


Hijo de Dios


Virna Lisi Umaña Caballero, su hermana, dijo que los productos que su pariente ha sacado al mercado siempre son pensados en Honduras.


Ella, lo describe como una persona alegre, chistoso, ocurrente, -es el hermano en el que todos podemos confiar, al que podemos ir y pedir ayuda, él es un dador-.


Y a la par de la agitada vida de negocios que le toca vivir a diario, -es una persona muy apegada a Dios, él maneja una iglesia hispana allá en China. Ha mandado a sus hijos a África para que sirvan y ayuden-.


Todos los domingos a las 7:00 de la mañana sus hermanos y su papá reciben un link para que se conecten a la transmisión de la iglesia, –su deseo más grande es que estemos unidos a través de Dios.


En el país, forma parte de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo (FIHNEC).


Trabajador e innovador son dos calificativos que agregó su tía, Norma Dolores Umaña Chinchilla, “Lolita Umaña”, a la descripción del empresario.


-Es responsable, dedicado en lo que hace, y sobre todas las cosas pone sus planes en las manos de Dios. Reconoce a nuestro señor Jesucristo como su salvador, ahí está todo su triunfo-, dijo Lolita.


Además de triunfador es cariñoso según contó su pariente, -cuida mucho la relación entre nuestra familia y está pendiente de todos, muy amigo de ayudar a las personas en sus necesidades-.


Acostumbrado a visitar su tierra al menos una vez al año, vino al país para pasar la navidad en 2019, y retornó a China en enero de 2020, pero no ha podido volver por las restricciones que generó el Coronavirus.


Pero no ha de tardar para abrazar a los suyos, pues así como él extraña su tierra, de la misma manera o quizás con mayor fuerza sus familiares le echan de menos.


En corto

-Fue alumno destacado en las clases que le gustaban como administración de empresas.

-Nunca ha dudado en que alcanzará el éxito en lo que se propone.

- Su comida preferida en China es el desayuno cantones, tipo Dim Sum.

- Como pasatiempo le gusta jugar golf.

- Ha producido unos 100 modelos de celulares.






1557 visualizaciones7 comentarios